Salario perderá poder adquisitivo: Canacope

Prevén que se tendrá que dar un cambio en lo que compra la gente por los nuevos precios.
En los mercados capitalinos, los nuevos precios están generando confusión.
En los mercados capitalinos, los nuevos precios están generando confusión. (Héctor Mora)

Pachuca

Con la entrada en vigor de la Reforma Hacendaria, desde el primer día del año, y la incorporación de nuevos impuestos tanto al consumo como a las percepciones de los trabajadores, el salario de perderá poder adquisitivo en 2014, lo que impactará en las ventas y la economía interna del país, señalan cámaras de comercio.

A partir del miércoles pasado, productos como chicles, alimentos para mascotas y transporte foráneo fueron gravados con IVA del 16 por ciento, por lo que los negocios debieron hacer un reajuste en sus precios.

Lo mismo entró en vigor el nuevo Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) de un peso al litro de bebidas saborizadas y azucaradas o refrescos; y de 8% a alimentos chatarra.

El IEPS también se aplicará a los jarabes, extractos, esencias y polvos que contengan cualquier tipo de azúcares añadidos y sirvan para preparar bebidas saborizadas. Mientras que el impuesto aplicado a comida chatarra grava dulces, confites, bombones, chocolates, nieves y helados.

Jesús Gutiérrez González, presiente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño, Servicios y Turismo en Pachuca, destacó que estos nuevos impuestos han tenido un impacto directo en los precios finales y esto llevará a un estancamiento en las ventas, lo que perjudica a la economía en general.

“El problema que nosotros vemos es que la gente no podrá comprar más, pues un mismo producto le costará más caro ahora que el año pasado, entonces lo que bajará es el consumo”.

Por su parte el vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) Paachuca, que tiene representatividad en casi toda la entidad, Francisco Torres señaló que esta situación incluso cambiará los hábitos de consumo, y desde luego la dinámica del mercado, pues las compras ahora tendrán que ser más especializadas y tendrá que privilegiarse lo básico antes de pensar en comprar cosas de lujo o incluso salir de viaje.

“Lo que empezaremos a ver es un cambio en el hábito de consumo de la gente porque por ejemplo si una familia acostumbraba comer dos o tres semanas en un restaurant a lo mejor ahora lo va hacer menos, o por ejemplo si acostumbraban comprar seguido ropa o zapatos ahora será menos, en fin que tendrá que haber un cambio porque el salario seguirá siendo prácticamente el mismo”.

Destacó que estas medidas fiscales aunadas a la situación económica tan compleja que se vivió en 2013 y que se viene arrastrando hasta este año también hará que la gente prefiera invertir antes que darse lujos.

“La gente tendrá que pensar en invertir, antes que en darse lujos, viajes, o simples gustos que se daba, así por ejemplo comprar muebles, arreglar la casa es una inversión, que no lo es tanto comprar juguetes”.

“Lamentablemente esto tendrá un impacto negativo, nosotros no queremos ser tan pesimistas y verlo de la mejor forma, pero los incrementos en los precios siempre impactan en la población y la gente deja de consumir como antes, bajan las ventas y eso hace que sea más complicado porque deja de haber dinero en los bolsillos”.

El empresario resaltó que por ejemplo en una ciudad como Pachuca no que está industrializada y que depende más bien del comercio, esta situación se remarcará, pues las ventas son prácticamente quincenales y ahora serán incluso más limitadas.

“Desde luego que nosotros no estamos diciendo que está mal, es una medida recaudatoria y por algo se le llaman impuestos. También estamos conscientes que mucha gente no paga”.

SALARIO NO CRECE, PRECIOS SÍ

-El problema en México es que el salario no crece al nivel que lo hacen los productos de consumo, incluso aquellos que son considerados de primera necesidad. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), señala que México por ejemplo es uno de los países que mayor estancamiento en el salario ha registrado en los últimos años en toda América Latina.

En el estudio “Panorama Laboral 2013, América Latina y el Caribe” de la OIT, se destaca que por ejemplo mientras que en países como Chile, Paraguay y Colombia las remuneraciones medias reales avanzaron 4.1, 3.2 y 2.8 puntos porcentuales, respectivamente, en los primeros nueve meses del 2013, en México el registro fue de apenas 0.1 por ciento.

En tanto, explica, durante 2012 el avance de México fue de apenas 0.2 por ciento, mientras que países como Brasil y Uruguay, que registraron alzas de 2.0 y 1.2 por ciento entre enero y septiembre, habían avanzado el año pasado un 3.5 y un 3.7 por ciento, respectivamente. De acuerdo con el informe, la desaceleración del crecimiento de los salarios reales del sector formal se debe a un menor dinamismo de las economías de la región, que se combinó con un repunte en la inflación, además se acentuó también el desempleo juvenil urbano en México.