La banda Rosita Venus & Fundillo estrena disco Sexual

La Mezcalina fue el foro para la presentación, donde se calentaron motores con Máquina Olvidada y Los Rockets Brothers, para dar paso a la insolencia del sonido garage.
"Esta banda siempre ha buscado ser un ejemplo de buen desmadre y las letras deben secundarlo".
"Esta banda siempre ha buscado ser un ejemplo de buen desmadre y las letras deben secundarlo". (Cortesía)

Pachuca

Pasaron once años desde la primera tocada se Rosita Venus & Fundillo y este sábado presentaron su disco "Sexual", una producción independiente que resume un estilo característicamente vulgar e irreverente, pero qué otra cosa puede ser el rock & roll.

Días de nervios entre estos músicos veteranos, tocadas han sido varias, cada una con sus momentos especiales, pero ésta donde presentan su disco debe ser única.

"Ya desde hace tres años somos casi los mismos integrantes, pero es la alineación que dio más cosas chidas, y ahora este disco. Ha sido un camino un poco largo", comenta Enrique Ramírez, fundador del grupo.

Sexual culmina muchas cosas, un disco que se presta redondo para apuntalar el ya estilo característico del grupo, con canciones tan coreadas que son clásicos en Pachuca.

La Mezcalina, un bar al sur de la ciudad, fue el foro para la presentación de su EP, donde se calentaron motores desde las nueve de la noche con Máquina Olvidada y Los Rockets Brothers, pero que no tardó en escucharse la insolencia, un sonido garage característico del ahora cuarteto.

"Las letras ya todos las conocen, esta banda siempre ha buscado ser ejemplo de buen desmadre y las letras deben secundarlo, eso es lo que nos une, el grupo surgió así, y así es como debe seguir, es su escencia", agregó el también vocalista y guitarrista.

En estos once años pasaron muchas cosas, el único miembro fundador es Enrique, pero se encontró en el camino a buenos músicos que prestaron seriedad –dentro de lo que cabe- a un proyecto underground.

El primero en incorporarse, el bajista Cristian "Chuletita" Olvera, dio el segundo nombre a la banda, su punteo grave agregó un perfil punketo a la música, además de ser un buen respaldo para la organización de eventos culturales donde participa el grupo.

A Jorge Saenz, su baterista, lo conocieron en una tocada. Miembro también de Febe, una banda con un corte más de metal cristiano, que aportó fuerza interpretativa; un sonido que consiguieron diversificar con la reciente incorporación de Arturo Fuentes, un segundo bajista que agregó las secuencias electrónicas que hoy presumen los Rosita Venus.

"Lo curioso es eso, cada no tiene gustos bien distintos, hay a unos que les gusta más el metal de antes, otros que nos inclinamos más por el indie, parece que en lo único que nos ponemos de acuerdo para escuchar cuando salimos a conciertos es Plastilina Mosh, por eso es difícil ubicar una influencia en el grupo, cada uno aporta su particular forma de ver la música, y el resultado nos tiene muy contentos", agregó Kike.

Y retumbaron los muros, nadie debía quedarse callado en la noche más importante de Rosita Venus, por eso la súplica de ver Chichis, de pedirle a la Niñita Precoz que se meta los dedos de dos en dos, o de exigir Echar tu culo pa´ acá sonaron más fuerte que antes, hay seguidores fieles que apoyan a sus bandas en todo momento.

"Por el momento es sólo con nosotros donde se puede conseguir el disco, pero tenemos la garantía que será distribuido por Centro y Sudamérica por el colectivo organizador de Expo Tatuaje".