Restaurantes esperan ganancia por fiesta decembrina

En el restaurante, los platillos por persona se encuentran entre los 280 pesos hasta los 850 pesos para adultos.
Restaurantes de Pachuca, con promociones especiales.
Restaurantes de Pachuca, con promociones especiales. (Héctor Mora)

Pachuca

Luego del mal año que vivieron los restaurantes resultado de la crisis económica, la epidemia del cólera y la carestía en algunos insumos por las afectaciones de las lluvias, el mes de diciembre les ha representado un respiro para las ventas y esta Navidad esperan que la demanda sea mayor, fundamentalmente para aquellos que ofrecen comida para llevar.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera Alimentos Condimentados en Hidalgo, Julio Bravo Bautista, destacó que a lo largo del año el sector vivió una caída en sus ventas superior al 17% comparado con el año pasado; sin embargo diciembre ha pintado mejor para la mayoría.

Señaló que durante todo el mes, los restaurantes de la ciudad han registrado un notorio incremento en la demanda de su servicio, mismo que se eleva durante el 24 de diciembre con motivo de la cena navideña y luego el 31 con la de fin de año; aunque no podrá recuperarse lo perdido en meses pasados.

El empresario señaló que si bien el 24 de diciembre no es el día en que más ventas registran los restaurantes porque la gente prefiere cenar en casa con su familia, se trata de una oportunidad que han visto estos negocios para ofrecer platillos para llevar, pues también la demanda de ese servicio se ha incrementado en los últimos años.

"Por experiencia sabemos que no es una fecha en la que las familias busquen ir a los restaurantes a cenar, sino que lo hace en casita con la familia; sin embargo lo que sí ha crecido es la venta de platillos preparados, por lo que a eso nos hemos enfocado y ha resultado muy positivo para nosotros, entonces nos hemos tenido que ajustar a eso y aprovechar que la gente está prefiriendo comprar la comida ya preparada", destacó al tiempo que señaló que son cerca de 25 los restaurantes de Pachuca y Mineral de la Reforma los que ya ofrecen este servicio.

Señaló que lo que a pesar de que existen platillos tradicionales para la cena de navidad, como el pavo relleno o pierna rellena y romeritos, en los en los restaurantes se pueden encontrar otras opciones como platillos preparados con langosta, salmón, bacalao y camarones, además de que ofrecen la opción de que el propio cliente arme su menú, por lo que puede decidir en cuanto a precios de acuerdo a su presupuesto y compras únicamente lo que va a consumir, además de que se evita problemas de estar preparando a la mera hora.

Dijo que contrario a lo que se cree, los platillos no son caros, de hecho hay de varios precios, dependiendo el lugar y lo que se elija.

En el restaurante, los platillos por persona se encuentran entre los 280 pesos hasta los 850 pesos para adultos, mientras que para los niños los platillos van desde los 250 pesos hasta los 550 pesos; aunque la opción es comprar por ejemplo cantidades para cuatro.

Julio Bravo dijo que contrario a lo que sucede el 24 de diciembre por la noche, para el 31 la gente sí busca ir a los lugares públicos a recibir el año nuevo y es entonces cuando más afluencia de comensales registran los restaurantes, por lo que la estrategia cambia y para entonces buscarán hacer eventos propios, además de tener música viva para atraer a los clientes".

En cuanto al año dijo que el 2013 resultó un año complicado para las ventas, pues además de la falta de circulante, se vivió la epidemia del cólera, lo que inhibió la demanda del servicio.

"La verdad fue un año complicado, difícil, no nos fue como hubiéramos querido, pero nosotros tenemos que seguir trabajando y buscar darle al cliente lo mejor... lo que sucedió fue que no hay mucho dinero en los bolsillos de la gente, luego nos afectó mucho el problema del cólera, sobre todo a la región e la Huasteca, pues la gente tenía miedo de ir a comer a lugares públicos y prefería comer en casa o por ejemplo ya no pedían lo mismo, incluso nosotros tuvimos que modificar un poco los platillos porque por ejemplo las autoridades de salud nos dijeron que no podíamos servir verduras, ni mariscos, entonces fue difícil".