Rebasa expectativas el CCPI en su primer año de creación

El Curso de Verano del CCPI 2013 benefició a 50 niños de 6 a 13 años, esta actividad tuvo con objetivo infundir el gusto por las bellas artes.

Tulancingo

A un año de creado el Centro Comunitario de Protección a la Infancia (CCPI) de Tulancingo, ha realizado acciones multidisciplinarias con el propósito de ofrecer un proyecto de vida alternativo a niñas, niños y adolescentes repatriados no acompañados.

Durante su primer informe de actividades, la coordinadora del CCPI, María Teresa García Guerra, destacó que gracias al apoyo de las instancias federales, estatales y municipales del DIF, "se han rebasado las expectativas y metas planteadas en este primer año".

Expuso que el convenio de colaboración con el Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial (Cecati) número 123 "permitió a niñas y niños comunicarse a través de una videoconferencia con sus familiares en otros países, aprendieron a usar la computadora y a utilizar el internet para sus trabajos escolares", a la fecha se impartieron en el centro ocho cursos de computación básica en beneficio de 144 menores.

En el Centro Comunitario de Protección a la Infancia imparte karate, disciplina que promueve valores como respeto, unión familiar, esfuerzo y constancia para alcanzar una meta e ir por otra; los resultados del curso se traducen en medallas de segundo y tercer lugar en un torneo realizado en la capital hidalguense, en el cual participaron 24 niñas y niños.

El Curso de Verano del CCPI 2013 benefició a 50 niños de 6 a 13 años, esta actividad tuvo con objetivo infundir el gusto por las bellas artes, el fomento a la cultura, el cuidado del medio ambiente, la formación con valores y los hábitos sanos favorables para su crecimiento.

En cuanto al trabajo con padres y madres niñas, niños y adolescentes migrantes se refiere, el Centro Comunitario de Protección a la Infancia, en coordinación con la Instancia Municipal de la Juventud, impartió el Taller Escuela para Padres, con el propósito de fortalecer vínculos afectivos con sus hijos y evitar los problemas más comunes que se viven en el núcleo familiar.

Por lo anterior, el CCPI en Tulancingo, se consolida como un espacio de referencia, para atender a la población de las localidades afectadas por el fenómeno de la migración infantil no acompañada.