El Real recibe visitantes con la obra de José Luis Romo

Parte de la exposición fue apoyada con una beca del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo (Foecah).
Piezas elaboradas a partir de pencas de maguey.
Piezas elaboradas a partir de pencas de maguey. (Sergio Lozada)

Pachuca

El Centro Cultural de Real del Monte recibe a los visitantes a este Pueblo Mágico con la exposición Voces silenciosas, autoría del reconocido artista José Luis Romo Martín, piezas elaboradas a partir de pencas de maguey donde el pintor originario de Chilcuautla buscó plasmar parte de la cosmogonía del pueblo otomí.

Parte de la exposición fue apoyada con una beca del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo (Foecah), y antes de ser exhibidas en el Real, fueron presentadas en el Museo Nacional de la Máscara de San Luis Potosí con el nombre Deidades en el Agave.

"Esta muestra representa una cosmovisión indígena sobre los dioses aztecas con fachadas desconocidas para quienes los conocen; los antropólogos se opondrán y criticarán, pero esta colección no es para política o religión, es para que los jóvenes conserven las costumbres otomíes".

Esta es muestra del trabajo más reciente de Romo Martín, una exposición de treinta obras de pintura y escultura, en la que se refleja el amor a la cultura y tradición otomí.

Las máscaras en penca de agave muestran además símbolos de la cultura mexicana y de su tradición indígena, en los que destacan figuras de dioses y símbolos de rituales.

La historia del pintor es un álbum de esfuerzos y de sacrificios, pero recuerda que siempre fue ambicioso en cuanto a sus sueños se refiere, pues siempre pensó en trascender en la vida, aunque su pobreza y su calidad de indígena le obstaculizaban sus ambiciones, sin embargo recuerda nunca claudicó y le enorgullece compartir su historia de vida.

"Yo quise ser profesor, la influencia de mi maestro en la niñez que nos inculcó a seguir estudiante fue de mucha influencia; quise ser médico, también cantante pues me fascinaba el cine, y por mi familia de artesanos quise tener una tienda, pero la vida te lleva a luchar por lo que quieres y a no claudicar nunca"

Son 32 años de trayectoria de este pintor originario del pueblo de Tlacotlapilco, de donde partió para comenzar una fructífera carrera en las artes, y es en Querétaro donde más apoyos a su obra encontró y el sitio donde desarrolla una carrera en la docencia universitaria.

Con las máscaras en penca de agave el artista busca mostrar símbolos de la cultura mexicana y de su tradición indígena, que destacan por sus figuras de dioses y símbolos místicos,

El corpus de pintura logrado por Romo ha interesado a muy diversos públicos fuera y dentro de México, con la que siempre buscó enaltecer su herencia otomí, pero ahora esa suerte de herencia ha tomado un rumbo y una fuerza más definida como comprometida, que la madurez del artista ha sabido expresar como parte de su plenitud.

Rostros sacros, fisonomías de ancestros sagrados, obras impregnadas de un misterio a partir de su análisis de la cosmogonía indígena, Romo realizó máscaras con las fibras vivas de Maguey, una planta mágica escencial en la cosmogonía hñahñu.