Proyectan adaptación de un cuento de Chéjov en el Romo de Vivar

La sala número 6 está basada en un cuento de Antón Chéjov, en el que un médico psiquiátrico se convierte en un paciente de su propio asilo.

Pachuca

La pantalla del Teatro Guillermo Romo de Vivar proyectará una cinta más del Ciclo de Cine Ruso (90 años de MOSFILM), se trata de la película La sala número 6, dirigida por Karen Shakhnazarov y que está basada en un cuento del reconocido escritor Anton CHéjov.

La cita es el jueves 10 de abril, con funciones de las 15:00, 18:00 y 21:00 horas. Para ingresar, es necesario hacer un donativo de 20 pesos.

La sala número 6 está basada en un cuento de Antón Chéjov, en el que un médico psiquiátrico se convierte en un paciente de su propio asilo. Adaptada a la Rusia contemporánea, la película es un cóctel de ansiedades y adivinanzas, que muestra lo fácil que es transformarse en lo que más tememos.

Esta película narra la historia de Andrei Efímich Ragin (Vladimir Ilin), un psiquiatra atormentado que poco a poco, a causa del alcohol y la soledad, ha ido perdiendo el gusto por la vida y que a través de su convivencia y extensos diálogos con Gromov (Aleksey Vertkov), uno de sus pacientes con esquizofrenia, forja una amistad con él que lo lleva a la aceptación de su propia locura.

El filme inicia con una secuencia en la que se describe el origen del edificio que antes de ser hospital psiquiátrico fue una mansión, un monasterio y un hospital para tuberculosos. Posteriormente y a lo largo de la trama, a manera de docuficción, los pacientes, los doctores y el personal de la institución psiquiátrica empiezan a narrar la personalidad del médico que poco a poco fue cediendo ante la locura.

Algunas personas cercanas, amigos, ama de llaves, amante, entre otros, describen durante la trama la vida de Ragin fuera del manicomio, la cual dedicaba principalmente al consumo de alcohol, ya fuera con amigos o a solas.

A través de planos cerrados se percibe la mirada fija y notoriamente triste del antes médico, que ha perdido la capacidad o el interés de comunicarse y que permanece en la Sala número 6, del que antes fue su propio hospital.