Progreso, en riesgo de no presentar Ley de Ingresos 2014

El alcalde Alfredo Zúñiga Avilés reconoció que existe la posibilidad de no cumplir.
En 2011, el ayuntamiento encabezado por Zúñiga ejerció un presupuesto de 36 millones de pesos.
En 2011, el ayuntamiento encabezado por Zúñiga ejerció un presupuesto de 36 millones de pesos. (Héctor Mora)

Pachuca

A punto de cumplir un año sin que la asamblea municipal de Progreso de Obregón sesione debido a conflictos internos entre grupos políticos, el alcalde Alfredo Zúñiga Avilés reconoció que existe riesgo de que por segundo año consecutivo no pueda presentar, para su aprobación, ante el Cabildo la Ley de Ingresos, ahora para el ejercicio fiscal 2014, por lo que anticipó que podría operar nuevamente con el presupuesto de 2011, que fue de 36 millones de pesos.

“No hay condiciones para sesionar hasta el momento, desde el mes de noviembre (del año pasado) no nos hemos reunido. El grupo opositor se ha radicalizado, con acciones violentas, ni siquiera hay posibilidad de entablar una mesa de diálogo”, admitió el edil de extracción petista, quien dijo que buscan una opción legal para que el Congreso y la Auditoría Superior del Estado aprueben su propuesta de Ley de Ingresos, de lo contrario trabajarán con los mismos recursos de hace dos años.

“Resulta infructuoso y desgastante reunirnos con este grupo, porque ellos no van a aprobar nada de lo que yo presente”.

El munícipe aceptó que el estado de ingobernabilidad que atraviesa Progreso de Obregón retrasa su desarrollo, y que hay inconformidad de la población por esta confrontación que no permite sesionar al Cabildo.

“Entendemos que este tipo de obstáculos generan un retraso para el municipio pero yo como presidente, junto con los regidores que me han respaldado, he hecho lo necesario para reanudar las sesiones y todo queda en el otro grupo, al cual, en algún momento, la sociedad va a demandarle su radicalización.

“La gente lo que quiere es obra, crecimiento, desarrollo, pero al tener un grupo con esas características no es posible, yo hago lo que está a mi alcance pero yo soy un funcionario, soy un presidente municipal, pero tampoco soy Dios para arreglar todas las cosas de la noche a la mañana”, justificó.

El política emanado de las filas del Partido del Trabajo, reveló que tampoco tiene el apoyo de su partido, ya que no existe comunicación, consideró que pese la confrontación al interior de la asamblea han avanzado en algunos temas, como obra pública y asistencia social.

“Creo que vamos avanzando bien, tenemos obras de drenaje, de electrificación, de pavimentación, banquetas y guarniciones. Los temas de asistencia social de alguna manera, gracias al apoyo del gobierno del estado, los hemos llevado a cabo. Obviamente no han pasado por la asamblea pero entendemos la necesidad que tiene la población de ser beneficiada con estos apoyos y hasta este día se ha cumplido con ellos”, afirmó.

El 20 de noviembre de 2012, un grupo de 80 personas militantes del Partido del Trabajo agredieron y retuvieron a Alfredo Zúñiga Avilés, al inconformarse por su gestión.

Sus correligionarios le exigieron que renunciara al cargo ante la “ineptitud” de su desempeño en siete meses que en ese entonces llevaba de administración.

Posteriormente acudieron al Congreso local para exigir que se le iniciara un juicio de procedencia para que el presidente municipal fuera desaforado, la cual no procedió, aunque se presentaron pruebas por parte del grupo en su contra que integran seis regidores y el síndico del ayuntamiento.