Presentarán evidencias de origen y extensión de la cultura tolteca

Se presentará este viernes 10 de enero parte de las investigaciones en una conferencia en punto del medio día en el antiguo Convento de San Francisco en Tepeapulco.
El sitio arqueológico de Huapalcalco, en el Valle de Tulancingo.
El sitio arqueológico de Huapalcalco, en el Valle de Tulancingo. (Archivo)

Tulancingo

Hidalgo guarda en su territorio importantes evidencias sobre el desarrollo de grandes culturas, la exploración de distintos sitios arqueológicos dilucida parte de la historia de estos pueblos, y el trabajo de investigadores como Carlos Hernández Reyes deja al descubierto una herencia histórica aún desconocida por la mayoría.

El arqueólogo presentará este viernes 10 de enero parte de estas investigaciones en una conferencia que dictará en punto del medio día en el antiguo Convento de San Francisco en Tepeapulco, lugar donde el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) montó una exposición con piezas nunca antes exhibidas que dan muestra de la herencia tolteca de los hidalguenses.

"Huapalcalco y los orígenes de la cultura tolteca: una hipótesis de trabajo", es el nombre de la ponencia donde el investigador del INAH busca poner a la vista de todos la importancia que alcanzó esta civilización en el México antiguo, una que según las evidencias alcanzó gran importancia en gran parte del territorio nacional.

"Siempre que nos referimos a la cultura tolteca estamos pensando en Tula, nada más, pero los toltecas conquistaron la península de Yucatán y establecieron una ciudad muy importante en Chichen Itza, al llegar ahí esta cultura a establecerse produjo un renacimiento muy importante de la cultura maya.

"Esto es muy importante porque rompemos con el esquema de pensar que solamente se quedaron en Tula, incluso los dos sitios son tan importantes que a veces nos hace dudar sobre cuál fue la capital de esta cultura", comentó Hernández Reyes en entrevista.

La evidencias abundan, existen distintas piezas localizadas en las exploraciones cuyo origen es de la región de Soconusco, entre Chiapas y Guatemala, que son evidencia de una expansión imperial de los toltecas, y muestran sus actividades económicas y comercio, su influencia en las artes y la religión, y una arquitectura singular que fue influencia para otras culturas, y que ellos mismos heredaron de otras más antiguas.

"En exhibición está una vasija plomberie que procede de esta región del Soconusco, ahí fabricaban con modelos toltecas estas piezas que son las únicas vidriadas elaboradas en la época prehispánica. Y es relevante porque tiene representado a un guerrero coyote, y es una muestra de una cultura conformada por distintos grupos étnicos, entre ellos el tolteca chichimeca, el tolteca nonoalca, y el tolteca otomí, y esta vasija representa a un guerrero de ese pueblo de los otomíes", explica.

Para el investigador ésta es evidencia de la extensión del dominio tolteca, que llegó hasta territorio maya; pero además de un pasado que no se aleja de los hidalguenses, al estar dibujado un guerrero similar en los murales del Ex convento de San Miguel, en Ixmiquilpan.