Políticas sociales fomentaron falta de empleo

Investigador  de la UAEH propone cadenas productivas para generar desarrollo. 

Pachuca

La magra creación de empleos y la poca capacidad de consumo de la población en Hidalgo son resultado de que las políticas de desarrollo social aplicadas durante la última década en la entidad, fueron más asistenciales que productivas, afirma Ramiro C. Uribe, responsable del estudio "Evaluación del impacto de las políticas sociales en la calidad de vida y desarrollo social", coordinado por Asael Ortiz Lazcano y Germán Vázquez Sandrin.

Para contrarrestar esta situación, el especialista de la UAEH propone la creación de clusters o complejos productivos para generar desarrollo en diferentes regiones de Hidalgo: "una aglomeración de empresas complementarias, que se abastezcan entre sí, que formen cadenas productivas: una produce, otra distribuye el producto y otra lo comercializa", explica.

En el estudio, señala que las políticas sociales fomentaron la falta de empleos y ello provocó la disminución en la capacidad de compra de los hidalguenses, pues al no percibir un salario, la población no puede adquirir ni bienes ni servicios.

Menciona que "se ha invertido en aspectos asistenciales pero no en la creación de entes productivos. Existe mano de obra a la que habría que preparar y capacitar. Existen los insumos (materiales) y los mercados de consumo".

En este sentido, detalla que para que exista un desarrollo, la región debe tender a ser independiente económicamente y satisfacer sus propias necesidades: "las regiones primero deben especializarse en la producción primaria como la agricultura, ganadería y pesca, para después dar paso a la industrialización, es decir, pasar de productores de materias primas a productores de bienes manufacturados, para crear riqueza y desarrollo".

Plantea además que se puede decir que existe desarrollo en la entidad al haber más y mejores fuentes de empleo ya que con ello crece la capacidad de consumo de la población. Sin embargo, las principales ciudades en Hidalgo, donde se genera mayor actividad económica, están plagadas de sucursales de empresas nacionales y trasnacionales y menos las empresas locales.

El problema es que las empresas como Walmart, Oxxo, Telcel, Mirage, hotel Fiesta INN, Vips, entre otras, generan empleos pero la riqueza que obtienen va a parar a sus arcas y no impacta al desarrollo regional.

Ya que Pachuca es una ciudad que se especializa en servicios, en el sector restaurantero por ejemplo, son muy pocos los restaurantes que representan una verdadera competencia para las cadenas nacionales de Toks, Mirage y otros. Entre los más fuertes destacan los restaurantes Reforma, La Blanca y El Mesón de los Ángeles.

Aplicar el modelo de clusters en el campo hidalguense, afirma, pondría fin a la crisis que vive el agro, afirma. Actualmente la producción del sector agrícola está pulverizada en pequeñas parcelas. Si se trabajaran las tierras de manera industrial y con los productores conformando una misma empresa, el estado lograría mayor desarrollo al ser más productivo y autosuficiente.