Cuatro años en prisión y no volverán al trabajo

Les acusaron de tener nexos con la delincuencia organizada, pero al no encontrar evidencias fueron absueltos y liberados...
Recibirán tres meses del salario que recibían al momento de ser detenidos por la Policía Federal.
Recibirán tres meses del salario que recibían al momento de ser detenidos por la Policía Federal. (Héctor Mora)

Pachuca

Ninguno de los 38 ex policías de Pachuca que entre mayo y julio de 2009 fueron detenidos por presuntos nexos con la delincuencia organizada, será reinstalado en su puesto, ya que la Ley estatal de Seguridad Pública en su capítulo VI, artículo 54, establece que los elementos que hayan salido de la corporación (sin importar el motivo) pueden retomar sus labores.

Lo anterior lo confirmó el abogado Juan Carlos Gálvez Gómez, quien estuvo a cargo de la defensa de la mayoría de los ex efectivos que estuvieron recluidos durante cuatro años en distintos penales federales y absueltos de culpabilidad luego de que el Segundo Tribunal Unitario de Tepic Nayarit emitiera el amparo 128-2011 para su liberación.

Informó que cada uno de los ex policías cobrará un finiquito que oscila entre los 18 y los 24 mil pesos, según el cargo que ostentaban al momento de ser detenidos por la policía federal al ser señalados por "brindar protección" a una organización criminal. Esta cantidad equivale a tres meses de su entonces salario.

El 1 de enero, los otrora elementos de la policía capitalina solicitaron su reincorporación a sus puestos, al presentar ante la Dirección de Recursos Humanos de la Secretaría de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad Municipal su oficio de condena absolutoria.

Posteriormente hicieron lo propio en la Contraloría de la Presidencia Municipal.

En su oportunidad, el gobernador Francisco Olvera Ruiz consideró inviable que estas personas regresaran a sus empleos en la policía de Pachuca, ya que aún hay la sombra de la duda sobre su confiabilidad.

"No dejan de estar bajo alguna sospecha, bajo alguna suspicacia, en todo caso, se habrá de revisar su cuestión laboral, no dejan de estar bajo la suspicacia aunque ya muchos han sido liberados, no todos lo han sido completamente", dijo el mandatario.

A su vez, los recién liberados señalaron que tras cuatro años detenidos lo que más les preocupa es la situación económica de sus familias, por lo cual otra opción que plantearon era demandar al ayuntamiento por los salarios caídos. Al respecto, el gobernador opinó que será el juez competente el que decida si tienen o no derecho.

"En mi opinión no (tienen derecho a salarios caídos), pero no es la opinión del gobernador la que impere sino la de las autoridades laborales, en todo caso lo tendría que resolver la el Tribunal, la Junta de Conciliación del estado".

Antecedentes

De los 38 ex policías detenidos por presuntos vínculos con el crimen organizado, 30 estaban recluidos en el Cefereso de Villa Aldama, en el estado de Veracruz y ocho más en el penal federal localizado en Tepic, Nayarit.

Aunque este grupo ya fue liberado, hay una centena de ex uniformados que siguen su proceso por la misma acusación que se les levantó en 2009.

"Con la frente en alto, queremos ser parte de nuevo de esta ciudad. Queremos volver a servirle a la gente. Hace 4 o 5 años se dijo mucho en contra de nosotros. Nada se nos probó", dijo en su momento Sergio San Juan, ex policía de Pachuca.

Claves

Del Cefereso de Villa Aldama, Veracruz, salieron Florencio Solís, José David Núñez, Óscar Morales, Pedro Juárez, Javier Medina, Joel Chávez, Juan Tolentino, Leonardo Julio Núñez, Nicolás Tolentino y Aarón Segura.

Además, Alejandro Mendoza, Fernando Vázquez, José Gregorio Yáñez, Luis Méndez, Sergio San Juan, Pedro Lugo, Alejandro Uribe, Luis Islas, Martín Pérez, entre otros.

Del Cefereso de Tepic, Nayarit, Édgar Antonio Calixto, Moisés Abel, Genovevo Alonso, Herminio Bautista, Enrique Hernández, entre otros.