Piden regulación de industria cementera

Entre las principales demandas, señalan que ante la situación que se vive en el país por los impactos de la industria cementera, "pedimos no más plantas", ya que aseguran que no son necesarias.
Crearon el "Frente de Comunidades contra la Incineración".
Crearon el "Frente de Comunidades contra la Incineración". (Edith Castillo)

Atotonilco de Tula

Organizaciones ambientalistas de varios estados de la república entre ellos Hidalgo, crearon el "Frente de Comunidades contra la Incineración" que realizan las empresa cementeras radicadas en las diferentes regiones de la entidad.

Entre las principales demandas, señalan que ante la situación que se vive en el país por los impactos de la industria cementera, "pedimos no más plantas", ya que aseguran que no son necesarias.

"No pueden ser el motor de un desarrollo sustentable en el país y sus impactos en la salud ambiental y humana son mayores que sus beneficios", señalaron en un pronunciamiento público en el municipio de Atotonilco de Tula, sede de empresas nacionales de cemento.

Por lo anterior, afirmaron, demandan que la regularización de esta industria se base en un estricto conocimiento de sus impactos negativos en las comunidades donde están instaladas.

En este sentido insisten en su rechazo a la incineración de plantas cementeras en el estado de Hidalgo, y entidades circunvecinas.

Y es que aducen que las empresas dejar fuera el argumento de empresas de cero emisiones y comprometidas contra el cambio climático que les permite cambiar a otro tipo de emisiones que en lo local resultan ser más dañinos a corto plazo y a largo se convertirán en un nuevo problema global.

Agregan que "si no existe una energía limpia para la producción del cemento, este no debe de ser producido.

Los gestores de esta nueva organización recordaron que a fines del mes pasado se reunieron en Atotonilco de Tula, ambientalistas del Estado de México, Puebla, San Luis Potosí, e Hidalgo, quienes se han visto afectados por la industria cementera.

El objetivo aparte de dar formalidad a este nuevo movimiento ambientalista fue para compartir experiencias y reconocer que "esta industria forma parte de este modelo extractivo que esta envenenando comunidades enteras en todo el país".

Pudimos observar los distintos niveles de impactos en las comunidades y el medio ambiente que va dejando la industria cementera con toda la impunidad y complicidad de los gobiernos municipales, estatales y federal, añade el frente.

Sobre todo porque "no solo se incineran residuos peligrosos como llantas, plaguicidas y medicinas caducas, aceites entre muchos otros residuos industriales, sino que ahora el peligro aumenta con la intención de incinerar también los residuos sólidos urbanos".

Ante estos peligros que se suman a todos los impactos en la salud ambiental y humana que estamos viviendo en estas comunidades, por lo que hacen un llamado de alerta a los distintos movimientos, organizaciones, redes a nivel nacional e internacional.

CLAVES

Desde 2008 la industria cementera nacional se ha mantenido en terreno negativo, luego de contraer su volumen 2.4 por ciento, mientras que en 2009 la disminución en la venta de materiales para construcción se redujo 3.2 por ciento.

Datos del INEGI muestran que el volumen de cemento que demandó el mercado doméstico en 2011 sumó 40.6 millones de toneladas, lo que significó un crecimiento de 3.9 por ciento; tasa insuficiente para compensar tan solo la caída de 4.5 por ciento de 2010.

Cemex, tercera mayor productora de cemento del mundo y la principal empresa mexicana, obtiene actualmente 77 por ciento de sus ventas del extranjero, siendo Europa y Estados Unidos sus principales mercados.