Piden liberación de campesinos presos

Mediante insultos y descalificaciones hacia las autoridades, los familiares de los detenidos exigieron la inmediata liberación de los labriegos, ya que aseguran que fueron privados de su ...

Francisco I. Madero

Familiares de campesinos, quienes el pasado miércoles fueron detenidos y puestos a disposición de las autoridades federales de Tula por el supuesto delito de ecocidio ocurrido en la comunidad de El Mendoza, municipio de Francisco I. Madero, se manifestaron para exigir la liberación de los trabajadores del campo.

Los inconformes dijeron ser de la comunidad de Julián Villagrán, municipio de Ixmiquilpan y afirmaron que los detenidos son inocentes de lo que se les imputa, ya que alegan que fueron contratados para limpiar un terreno y que les ofrecieron 200 pesos como pago.

Mediante insultos y descalificaciones hacia las autoridades, los familiares de los detenidos exigieron la inmediata liberación de los labriegos, ya que aseguran que fueron privados de su libertad de forma ilegal. En caso contrario amagaron con realizar otro tipo de manifestación hasta obligar a la autoridad a que les concedan la libertad de los campesinos.

Antecedentes de los hechos señalan que los ahora presos fueron contratados para limpiar la huerta propiedad de Vicente Percastegui Monter, y sin percatarse de que habían incurrido en un delito, fueron detenidos nueve campesinos a quienes se les decomisaron tres toneladas y media de biznagas, lo mismo que una camioneta Ford de doble remolque.

Los detenidos son: Pedro Pérez Hernández, Magdaleno Ortiz López, Augusto Mendoza Pérez, Clemente Monroy Mendoza, de 44, 60, 53 y 41 años de edad, respectivamente. Además de Camilo Ortiz Hernández, Alberto Mendoza Pérez, Juan Ortiz López, Jesús Ortiz Ángeles y René Altamirano Osorio.

En tanto, en la agencia del Ministerio Público Federal de Tula de Allende, el delegado auxiliar de Julián Villagrán, Francisco Leonardo Hernández, realizó lo propio para demandar la libertad de los presos.

Sin embargo, ayer por la noche y por no completar la fianza de 19 mil pesos que pidió el representante social, por cada uno de ellos, fueron trasladados el Centro de Reinserción de la Ciudad (Cereso) de Pachuca, para enfrentar los cargos.