Picardía mexicana... con toque femenino

“El idioma en México es tan rico que ahí radica la vena humorística”

Pachuca

Con su libro “Picardía Mexicana con una misma letra”, Silvia García de Alba Partida deja latente su pasión por las costumbres y tradiciones de este país, pero además una pasión por el lenguaje que le permitió aventurar en historias en un género donde ninguna mujer había participado, además de jugar con él de manera singular y creativa.

La Fundación Jorge Rojo Lugo AC editó este libro que da continuidad a una faceta que caracteriza a doña Silvia: México y sus costumbres siempre han sido de su admiración, presentes en su vestimenta y forma de hablar, en gustos y conversaciones, cada uno de los elementos que recoge Picardía Mexicana con una misma letra.

“Escribirlo fue importante para mí, creo que ninguna mujer en México había hecho un libro de picardía antes, creo que soy la primera. Son cuentos ligados con una sola inicial que sólo se pueden hacer con el español mexicano, no creo que con otro lenguaje se pueda formar un cuento completo y que además provoque la risa del lector”, comentó en entrevista la autora.

Destaca que la gracia de sus cuentos se consiga además utilizando una letra del alfabeto, así los lectores e encontrarán historias peculiares, como la de “Camila Carmona Carreño, Corista Con Cuerpo Curvilíneo; Cotorra, Cascada, Cansada, Cuachalota, Conformábase Con Casarse Con Conrado, Cacique Calvo, Cachetón, Cacarizo, Cascorvo, Caniento, Cojo, Carcamal, Como Carcaje Corriso.”

“Creo que es el idioma que los mexicanos usamos es tan rico que es donde radica la vena humorística que tenemos, esa que nos permite hablar con albures y modismos. Estos cuentos tienen muchas palabras que no entenderían en otra parte más que nosotros”, agregó Silvia García de Alba.

Jalisciense de nacimiento, la vida de Silvia siempre fue cercana a las costumbres que mejor ejemplifican al nacionalismo mexicano, y esa cercanía pudo sentirse y escucharse también durante la presentación de su libro en la ciudad de Pachuca, donde fue acompañada por el cronista Juan Manuel Menes Llaguno, y la directora del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), Carolina Viggiano Austria.

“Los cuentos los inicié hace mucho, pero decidí concluirlos pues vi esta ausencia de las mujeres en la picardía mexicana, no las hay es una manera de escribir muy arraigada en nosotros, ahí tenemos a Chava Flores o el Canillitas. Como sé que soy la primera estoy muy contenta el libro, y qué mejor que se publique con la Fundación que honra al que fue mi esposo y compañero de años.”

Explica que no fue fácil este ejercicio, ya de por sí complicado abordar la picardía sin caer en la tentación simplista del lenguaje soez, más aún en una aventura donde explora las posibilidades del lenguaje de una manera peculiar y destacablemente bien lograda.

“Lo que quiero es que la gente esté contenta, que se ría de nosotros mismos, de nuestro modo de hablar y de ser los mexicanos, que nos olvidemos un poco de los protocolos, reírnos de la vida”, explicó la escritora.

Ahora, el siguiente paso es que buscarán la presentación del libro en distintas partes del país, agrega en conclusión Silvia García de Alba, pues todo lo que se recaude con su venta será destinado a los programas asistenciales que lleva a cabo la Fundación Jorge Rojo Lugo AC.

Pulque universitario

El pulque llegó a la universidad. El cuarto Congreso Nacional del Maguey y el Pulque tuvo por un día sede en la Universidad Politécnica de Pachuca, un evento que busca exaltar tradiciones y cultura cercanas a la producción de esta planta, a través de conferencias, paneles, tianguis cultural, muestra gastronómica, largometrajes y juegos tradicionales asociados al folklor de la producción de pulque.

Raúl Guerrero Bustamante, presidente de la Asociación de Amigos del Maguey y el Pulque A.C. recordó que estos encuentros iniciaron con la firme idea de crear un Museo dedicado a dicha planta y sus derivados, sin embargo a poco más de cuatro años de trabajo se han sumado otras acciones como: promover la siembra de maguey, el rescate de tradiciones y gastronomía así como el impulso al turismo cultural.

Al respecto, mencionó que los consumidores de pulque, principalmente en la Ciudad de México, se muestran interesados por conocer los lugares donde se produce la bebida de los Dioses, de ahí la importancia de revalorar el trabajo de los tlachiqueros.

Las siguientes sedes serán, en Zempoala, la Casa de Cultura, la Plaza Principal del Municipio y la Hacienda Casa Grande, sitio en donde se hará un homenaje a Salvador “Chava” Flores.