Pemex, un riesgo para el ambiente y la población

Hace falta reforzar las medidas de seguridad para prevenir ilícitos y contingencias ambientales, como sucede en otras zonas del país.
Sobre los ductos de la paraestatal han construido viviendas y escuelas.
Sobre los ductos de la paraestatal han construido viviendas y escuelas. (Héctor Mora)

Pachuca

Son muchos bosques y zonas protegidas las que han resultado afectadas en el país por las plantas procesadoras de Petróleos Mexicanos (Pemex), al igual que la actividad pesquera, debido a fugas, derrames y explosiones que, además, han puesto en riesgo la salud de la población, reconoció la diputada federal Mirna Hernández Morales.

La secretaria de la Comisión Especial para la Prevención, Conservación y, en su caso, Restauración del Medio Ambiente en las Entidades Federativas donde se ubican Instalaciones de Pemex, reconoció que en la entidad hace falta reforzar las medidas de seguridad para prevenir ilícitos y contingencias ambientales, como realizan otras zonas del país donde hay bases de refinación.

“Mientras que en Campeche y Ciudad del Carmen tienen un control de seguridad y de prevención, en Tula estamos bastante atrasados, por eso insistimos desde la Cámara de Diputados que se tomen las medidas necesarias y que la población no sufra los estragos del desarrollo que generan empresas de este tipo”, señaló Hernández Morales.

La legisladora añadió que aunque la industria petrolera es el motor económico de México y genera gran cantidad de empleos, no debe hacer caso omiso a los daños ecológicos que causa su actividad. Por ello, además de resarcir las afectaciones, solicitan, cuando así lo amerite, indemnizar a familias.

Anunció que enviarán un exhorto a Pemex para que se realice el saneamiento de suelos en los municipios donde hubo derrame de hidrocarburos en los dos últimos años, entre ellos Tezontepec de Aldama, Tula y Tepeji del Río.

Otro tema en la agenda de la citada Comisión en el Congreso federal será pedir que se garantice la seguridad de las personas que viven en los desarrollos habitacionales que se erigieron sobre ductos de la paraestatal, pues tan sólo en Hidalgo existen tres escuelas de nivel básico en esta situación en Mineral de la Reforma, Pachuca y Tezontepec de Aldama.

“Petróleos Mexicanos debe cumplir con esa responsabilidad social. Le estamos ayudando con la reforma hacendaria para que tenga la oportunidad de contar con recursos económicos para mejorar sus condiciones, porque esa es una de las quejas, que no tienen los recursos suficientes para invertir y mantener los ductos en buen estado, lo cual representa un riesgo”, destacó Hernández Morales.

“Con ello no tendrá pretexto para generar las condiciones de desarrollo que necesitan las regiones donde instala sus bases, sin estar peleada con la ecología”, dijo.

Al afirmar que el Congreso no cuenta con una estimación sobre los ingresos que deja la “ordeña” a los “gasotraficantes”, la diputada Hernández Morales se pronunció en contra de incrementar las penas por este ilícito y pidió generar mejores condiciones de empleo y de educación para inhibir el reclutamiento de personas a las filas de la delincuencia organizada.

“Gasotraficantes”

Según Pemex, el incremento en tomas clandestinas se debe a que los Sistemas de Ductos están tomados por bandas del crimen organizado y grupos armados.

Cada vez que roban combustible –advierte la paraestatal en un comunicado para promover la denuncia de la “ordeña”– no sólo se comete un delito, también se pone en peligro la seguridad nacional, al generar un mayor riesgo de fuga o incendio que expone a las comunidades aledañas a las instalaciones petroleras.

En ese mismo documento la empresa informó que en 2012 detuvieron a 111 sujetos en flagrancia por el delito de robo de hidrocarburos, con corte hasta junio.

Los estados de Veracruz, Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Hidalgo y Tlaxcala fueron las entidades con mayor proliferación de tomas clandestinas.