Pagan 13 mdp en liquidaciones y salarios caídos de mandos policiales

Este monto también incluye liquidaciones a policías que no aprobaron los exámenes de control de confianza.
En lo que va de la actual administración, 90 elementos de seguridad de Tulancingo, de una plantilla de 180, han sido dados de baja por no acreditar las pruebas de control de confianza.
En lo que va de la actual administración, 90 elementos de seguridad de Tulancingo, de una plantilla de 180, han sido dados de baja por no acreditar las pruebas de control de confianza. (Horacio Rodrigo)

Pachuca

En dos años, el gobierno de Tulancingo gastó 13 millones de pesos en el pago de laudos laborales a ex trabajadores, entre ellos casi una docena de ex elementos de seguridad pública detenidos por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) acusados de proteger al cártel de los Zetas en 2010, quienes fueron absueltos y puestos en libertad.

Este monto también incluye liquidaciones a policías que no aprobaron los exámenes de control de confianza, así como otros empleados destituidos meses antes del cambio de administración que demandaron y ganaron el juicio por despido injustificado, reveló el alcalde Julio Soto Márquez.

"Tan sólo en 2013 fueron 4 millones de pesos los que destinamos del presupuesto en finiquitos, es un tema que nos ha afectado por los problemas financieros que atraviesa el municipio. Se han tenido que ir policías con 10 u 8 años de servicio. También tenemos elementos procesados porque se repartían el botín cuando agarraban a quienes se dedican a delinquir y los dejaban libres, así como por homicidio. Por vínculos con la delincuencia organizada no, pero se han retirado varios de quienes se presumía tenían relación con estos grupos criminales", reveló el edil.

Aunque no precisó la cantidad, expuso que en el caso de los oficiales a quienes la SIEDO arrestó por presuntamente brindar protección al cártel de la letra, se les pagó el equivalente a casi tres años de salarios caídos. La compensación individual fue variable, ya que los puestos eran de mandos medios a superiores, principalmente.

Control de confianza

En lo que va de la actual administración, 90 elementos de seguridad de Tulancingo, de una plantilla de 180, han sido dados de baja por no acreditar las pruebas de control de confianza. En ello el gobierno local ha destinado gran parte del presupuesto de 13 millones de pesos en laudos laborales.

"Las liquidaciones que hemos cubierto van desde un mes de salario, dos, tres, hasta quien lleva 15 años, que sobrepasan los 150 mil pesos que hemos tenido que erogar", indicó Soto Márquez.

El munícipe de extracción panista argumentó que a pesar de la antigüedad de algunos integrantes de la institución policial, fueron removidos de su cargo por no aprobar estos exámenes que son obligatorios para mantener los recursos del Subsidio para Seguridad Pública en Municipios (Subsemun), del cual en 2013 recibieron 20 millones de pesos destinados al equipamiento de la corporación, capacitación, y estrategias para la prevención del delito.

"La gente que va a ingresar a la policía hace exámenes toxicológicos, psicométricos y físico; después de que nosotros los evaluamos los mandamos al CS3, si lo pasan se quedan, si no se van.

"Hoy tenemos una nueva policía, atendidos la convocatoria de acuerdo a los lineamientos del Subsemun, hemos cuatriplicado la inversión que se hizo en 2011 en capacitación, en este año, respecto a 2013 lo vamos a duplicar, es decir van a ir más de 2 millones 400 mil pesos a este rubro. Nuestro ideal, en los próximos 12 meses, es llegar a 220 elementos", dijo.

Superan crisis por inseguridad

Homicidios, secuestros y extorsiones eran algunos de los delitos que se cometían en Tulancingo, por bandas organizadas que lograron incluso debilitar a la policía municipal. Algunos mandos superiores fueron asesinados y cuatro directores de la corporación cesados o separados del cargo por no disminuir la incidencia criminal.

"En 2012 estábamos en crisis, lo debo de reconocer, nos mataron al segundo a bordo de la policía municipal en su casa, a ciudadanos, había asaltos, nuestro estado de fuerza había bajado a 150 elementos, fue un momento grave para la municipalidad, pero nos hemos sobrepuesto. En 2013 terminamos con 24 patrullas funcionando, cuando un año antes sólo nos quedamos con cinco.

"Tenemos mayores resultados en seguridad, hemos agarrado dos bandas de secuestradores, y a algunos narcomenudistas. Estadísticamente creemos que hemos bajado, falta ver el resultado que da la SSPH en función de lo que nosotros hemos actuado", señaló.

Para el edil, parte del restablecimiento de la paz social se debe a la nueva estrategia de combate a la delincuencia que han establecido en la demarcación, en coordinación con efectivos de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo (SSPH) que dirige Alfredo Ahedo Mayorga, además de la llegada del subteniente del Ejército Guillermo Francisco Guzmán, quien es el quinto director de la policía de Tulancingo.

A esto añade la rotación de efectivos que presumiblemente encubrían a grupos dedicados a delinquir.

Pese a los avances, el alcalde acepta que continúan robos a automóviles y a casa habitación, los principales ilícitos cometidos en la región; sin embargo, confía en que este año, con anuencia del Cabildo para crear un área de prevención del delito y la inversión en equipamiento, parque vehicular de alta seguridad y capacitación, lograrán bajar las estadísticas de criminalidad.

Recuadro

Durante la segunda mitad del anterior gobierno federal, en seguimiento a la estrategia para debilitar a los grupos del crimen organizado, se realizaron múltiples operativos en Hidalgo y fueron detenidos mandos policiales estatales y de diferentes municipios señalados de brindar protección a los cárteles.

Entre los más importantes está el del 14 de septiembre de 20019, cuando la Policía Federal detuvo a 31 elementos de la policía municipal y metropolitana del estado, por presuntos vínculos con "Los Zetas", quienes fueron trasladados a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Ahí se aprehendieron a elementos policíacos pertenecientes a Tulancingo, Tizayuca, Mineral de la Reforma, Huejutla y Pachuca.

El operativo para su captura detonó en las primeras horas del lunes, cuando cerca de 400 elementos de Policía Federal con respaldo perimetral de otras corporaciones fue llamando uno por uno a los 31 policías a quienes se les notificó que serían trasladados como presentados a declarar ante el Agente del Ministerio Público Federal.

Como éste se efectuaron otras capturas; sin embargo, a la fecha la mayoría de los en ese entonces señalados como presuntos culpables, ha sido absueltos.