Necesario, evacuar comunidades: SGM

Los municipios más afectados son Atlixtac, Benito Juárez, Chilapa, Chilpancingo, San Luis Acatlán, Acapulco y Atoyac de Álvarez, señalan.
El SGM, asegura que es necesario evacuar comunidades luego del paso de los huracanes Ingrid y Manuel, pues si sigue lloviendo hay alto riesgo de hundimientos y derrumbes.
El SGM, asegura que es necesario evacuar comunidades luego del paso de los huracanes Ingrid y Manuel, pues si sigue lloviendo hay alto riesgo de hundimientos y derrumbes. (Cortesía)

Pachuca

El Servicio Geológico Mexicano, con sede en Hidalgo, realiza un operativo denominado “Opiniones técnicas de riesgo”, en el cual, personal de la institución analiza las zonas más afectadas del estado de Guerrero después del paso de los huracanes Ingrid y Manuel con el objetivo de determinar qué lugares son incapaces de soportar construcciones humanas.

El saldo de las lluvias en seis municipios indica que al menos 39 casas fueron destruidas por completo, cuatro puentes se cayeron y las cosechas se perdieron. La recomendación del SGM es que por lo menos tres comunidades necesitan reubicación completa pues se encuentran en zona de riesgo.

“El problema es tan severo, que el Servicio Geológico Mexicano, atendiendo un llamado del Ejecutivo Federal, ha tomado la iniciativa de realizar sus Opiniones Técnicas de Riesgos, sobre todo en Guerrero, específicamente en los municipios de Acapulco y Atoyac de Álvarez, en donde fueron más severos los daños y ya han sido cartografiados por las brigadas del SGM”, informó.

Los municipios más afectados son Atlixtac, Benito Juárez, Chilapa, Chilpancingo, San Luis Acatlán, Acapulco y Atoyac de Álvarez, donde los desgajamientos de cerros e inundaciones destruyeron parte de la infraestructura local.

Las primeras brigadas salieron el 3 de octubre para trabajar en Atoyac, donde se llegó a la comunidad El Paraíso, lugar donde hace un par de semanas hubo inundaciones, deslizamientos de tierra y caída de árboles que dejó incomunicados a sus habitantes.

Después de realizar el diagnóstico del lugar, los especialistas del SGM determinaron necesario el desalojo de la parte centro de El Paraíso pues es un punto de riesgo cuando regresen las precipitaciones.

Otro de los puntos afectados fue la comunidad de Citlaltepec, municipio de San Luis Acatlán, donde tras las inundaciones y desplazamientos de la tierra las casas de 25 personas y la escuela primaria bilingüe son inhabitables y deben reubicarse.

Las brigadas del Servicio Geológico Mexicano encontraron otros puntos de riesgo a lo largo del estado de Guerrero, situación por la cual recomienda desalojo de varias comunidades debido a que de repetirse la intensidad de lluvias como las que dejaron los huracanes Ingrid y Manuel el impacto será por lo menos igual, si no es que peor.

“En Chichiltepec municipio de Atlixtac, Inundaciones y deslizamientos, se recomienda el desalojo de la población ubicada en zona de peligro y es en todos estas comunidades en donde se han hecho recomendaciones por parte de esta Brigada de Ingenieros Geólogos del Servicio Geológico Mexicano”.

En Petatlán, Lagunaltepec y Caxitepec del municipio de Atlixtac; La Hacienda, San Jerónimo y Las Tunas, en el municipio de Benito Juárez; Zontecomapa, en Acatepec; Tilapa, en Chilapa; General Heliodoro Castillo y Rincón de Alcaparrosa, en Chilpancingo, la cantidad de agua afectó el subsuelo, por lo que si sigue lloviendo hay alto riesgo de hundimientos y derrumbes.

“El SGM ha brindado apoyo a la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, al Centro Nacional de Prevención de Desastres para evitar futuras tragedias, pues hay 119 lugares identificados para ser prioritariamente estudiados”, finalizó el organismo.

Viviendas dañadas

El delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en Hidalgo, Juan Carlos Alba Calderón, informó que el número de viviendas con daños estructurales tras el paso de los huracanes Ingrid y Manuel subió a 200, distribuidas en 13 municipios de la Sierra Gorda, la Huasteca y la zona Otomí-Tepehua.

Cuatlimax, en Tlanchinol y dos comunidades más en Xochicoatlán, son, según el funcionario federal, los lugares donde más casas resultaron afectadas y requieren recursos para su reconstrucción; sin embargo, aún no conocen la cifra exacta para resarcir estos daños.

Informó que además de estos hogares, hubo otros que presentaron averías menores, como inundaciones, los cuales fueron atendidos sólo con acciones de limpieza.

En el primer censo que realizó el gobierno estatal, se dio a conocer que las viviendas con daños estructurales eran 120; sin embargo, según el delegado de la Sedatu, la cifra aumenta porque continúan las inspecciones.