Molotov llena el teatro del pueblo de la Feria Hidalgo 2013

La banda supo calentar el escenario previo a su aparición; sus seguidores en redes sociales también participaron.

Pachuca

A los miles que esperaron por una hora la salida de Molotov en el Teatro del Pueblo de la Feria San Francisco Pachuca Hidalgo 2013 les importó poco la tardanza de los músicos, su arribo al escenario se asemejó literalmente a una explosión de gritos silbidos e insultos; pocos grupos pueden agrupar a un público tan diverso y resumir su inconformidad en canciones que son ya himnos de generaciones.

Son cientos, miles de personas de muchas edades que compartieron y corearon anoche en el mismo sitio las canciones más escandalosas de la banda, versos que igual explotan contra las autoridades, como en jugar un doble sentido que los más responden levantando sus vasos.

Una espera tan larga sólo puede pasarse a tragos de cerveza, si alguien describiera los conciertos a través de su olor éste tendría que ser descrito como una cantina, una cantina donde adolecentes y adultos aguardaron entre carcajadas la salida de Tito Fuentes, Miky Huidobro, Randy Ebright y Paco Ayala.

La banda supo calentar el escenario previo a su aparición, el contacto con sus seguidores a través de las redes sociales de internet les permitió ampliar la convocatoria de propios y extraños, y entre los estudiantes se volvió tema obligado de conversación para confirmar su asistencia a tan lejanas instalaciones al sur de la ciudad.

Salir y que te reciban a chiflidos es un orgullo para pocos, para una banda que se recuerda por su sinceridad y letras incendiarias lo es más, una cercanía que pocas repiten y sí muchas ansían.

Ahí está esa energía irradiando de la banda, cada palabra y verso es repetido por los miles que brincan y empujan, que corean las más populares canciones, que le dicen puto al que no salte, que piden chichis pa la banda, que le piden más poder al poder.

Y no es raro la popularidad de sus composiciones, sus letras siempre tuvieron un ese vínculo directo con el público que no han perdido, una banda que ya era coreada en sus conciertos aún antes de grabar un disco, un logro destacable si se toma en cuenta que antes no existían los mismos canales de distribución como los de hoy.

Molotov, con dieciocho años como grupo, han vendido más de tres millones de copias en todo el mundo. Inspiraron además el documental que sobre la banda dirigió por Ollallo Rubio, y recaudó cerca de diez millones de pesos en taquillas de México, y su edición en formato devedé fue número uno varias semanas en ventas.

Ese “humor lacra”, como ellos mismos le dicen, les dejó dinero y popularidad, letras que hablan de críticas al gobierno y su gusto por las mujeres y fiestas les ha valido ser reconocidos en distintas partes del mundo, su álbum Desde Rusia con amor da testimonio de la aceptación de su música cuando la letra pasa a segundo término.