Jossete, toda una vida dedicada al “Bel Canto”

La mezzosoprano es también una gestora cultural en su natal Actopan.
Su padre aplazó años el obsequio de un teclado, hasta que se vio convencido de la vocación y tenacidad de su hija.
Su padre aplazó años el obsequio de un teclado, hasta que se vio convencido de la vocación y tenacidad de su hija. (Sergio Lozada )

Actopan

Josette desde siempre quiso ser cantante, y encontró en la ópera el mejor medio para explotar su voz de mezzosoprano, un camino que inició desde niña a la par de una carrera como gestora cultural en su natal Actopan.

La familia de la joven Josette Zamora es de carpinteros, por eso cuando le pidió a su padre un teclado para estudiar música éste aplazó el obsequio años, hasta que se vio convencido de la vocación de su hija y su tenacidad al verla como organista de la iglesia, y como instructora musical a la temprana edad de diez años.

“Suena trivial es la mejor forma de describirlo: la música te hace mejor persona, exalta valores humanos que te permiten ver más allá de lo que unos simples ojos pueden ver, creo que la música te obliga a conocer y a investigar, nadie que inició por este camino se arrepintió después”, explica.

El camino iniciado por la originaria de Actopan la llevó ya a cantar en distintas ciudades del país, y a organizar en Actopan desde el 2009 el Festival Internacional de Bel Canto de Hidalgo, como una nueva oportunidad para difundir esta disciplina artística a los habitantes de este municipio, y para que los cantantes tengan un espacio propio para su expresión.

Pero conseguir un festival al que asistan figuras como Jorge Salvador Rubio, Diana Angélica Carreón o Roberto Esquivelzeta y Yanco del Ángel es una ardua labor, y es donde destaca la capacidad de organización y gestión de la joven de veintidós años.

“Es difícil enfrentarse a hacer eventos del género operístico o de música barroca, pus primero hay que formar un público, entonces se deben fomentar muchas bases para tener una continuidad de un evento.”

Pero desde los trece años inició como promotora, en su pueblo la conocen como la organizadora de conciertos de guitarra clásica o de piano y recitales corales, todos con músicos conocidos durante sus estudios y carrera, y que hoy le sustentan un festival que no recibe recursos económicos de ninguna institución cultural.

Misma inquietud que la llevó a Guatemala en un proyecto para fundar una casa de cultura en una comunidad indígena, donde también inició un coro de cámara con habitantes de la sierra maya, y donde encontró un público ávido por más música académica, “incluso estamos en proyectos de hacer intercambios culturales, no sólo de músicos, sino también de artistas visuales y actores”.

Pero seguirá siendo Actopan el sitio sobre el que se vuelquen sus esfuerzos por consolidar el festival que hace desde los diecisiete años, una labor parecida a la de un misiones, que busca convencer a los demás de un proyecto de vida que cree vale la pena.

“Lo que hacemos en Actopan es ir con los comerciantes, y pedirles su apoyo para encontrar descuentos en hospedaje, o garantizar viáticos y comida a los cantantes, y esa es la manera en que iniciamos un festival que ya reconocen en otros sitios, por ser el único en Hidalgo donde se procura fomentar el bel canto, y todo a partir de los ciudadanos.

Esta organización ciudadana ha permitido despertar el gusto e interés por la ópera en los habitantes de este municipio del Valle del Mezquital, su fiesta musical ha traído en estos años a cerca de treinta cantantes, incluidas figuras internacionales como César Fernández y Mónica Chávez.

Este evento ya permitió organizar un primer concurso, en el que participaron en diciembre de 2012 cantantes de zarzuela y ópera de todo el país, y cada uno de los espectáculos son de libre acceso para los habitantes de Actopan.

Además que se han llevado a este municipio talleres de técnica vocal o proyección escénica, cada uno con costos accesibles para los interesados, que llegan de todo el estado para aprender más acerca de ópera.

A pesar del apoyo negado por las autoridades culturales de Hidalgo, este festival se consolidó entre la población y los visitantes ávidos de esta experiencia, con escenario en el ex convento de San Nicolás de Tolentino.

Claves

Su gran Ópera

-Josette Zamora encontró su gusto por la música desde muy niña, una inquietud que la llevó a ser instructora de órgano a los diez años y promotora cultura desde los trece.

-Es organizadora del Festival Internacional de Bel Canto de Hidalgo, encuentro operístico realizado en Actopan desde 2009, al que ya llegaron figuras internacionales.

-Participó también en Guatemala en un proyecto para fundar una casa de cultura en una comunidad indígena, donde inició un coro de cámara con habitantes de la sierra maya.