PGJEH imparte conferencia sobre trata de personas

Los delincuentes dedicados a la trata de personas enganchan a sus víctimas a través de estrategias acordes a la edad de la víctima. 
Redes Sociales principal enganchador para la trata de personas.
Redes Sociales principal enganchador para la trata de personas. (Corttesía)

Tizayuca

La fiscal contra delitos de género María Concepción Hernández Aragón, y el subprocurador en Derechos Humanos y Atención a la comunidad de la Procuraduría General de Justicia de la Entidad (PGJEH) Alberto Severino Jaén Olivas, dictaron una conferencia sobre la trata de personas a estuduantes de Tizayuca.

Como parte de acciones de prevención del delito instrumentadas por el procurador Alejandro Straffon, se les informó sobre los principales riesgos a los que se exponen al iniciar relación con desconocidos a través de redes sociales o en persona sin informar de ellos a su familia.

Señalaron que los delincuentes dedicados a la trata de personas enganchan a sus víctimas a través de estrategias acordes a la edad de la víctima y las principales son promesas de: Trabajo, matrimonio o modelaje, entre otras.

Explicaron que aunque en Hidalgo no se han detectado "enganchadores", los procedimientos de prevención del delito muestran que las redes dedicadas a la trata de personas con frecuencia se presentan ante las víctimas en potencia como agencias, ofrecen cursos al exterior, audiciones y giras de trabajo y plantean un arreglo comercial mediante el cual cubren los gastos previos que serán saldados con los ingresos futuros.

Un aspecto que garantiza el éxito entre los tratantes es que se ganan la confianza de la víctima, mantienen ofertas promisorias, para luego separarla de su medio, desarraigarla y hacerla dependiente de la red.

No obstante, cuando las mujeres llegan al lugar de destino, se encuentran con una situación diferente a la prometida, frecuentemente el trabajo no es el ofrecido y son forzadas a ejercer la prostitución, o bien, la actividad sí es la acordada, pero las condiciones en que se realiza son de explotación extrema.

Ante este panorama, sugirieron a la comunidad estudiantil evitar iniciar relaciones con personas desconocidas sin informar a su familia, profesores o amigos y mantenerlos informados sobre dónde se ubican para evitar ser víctimas de las redes de trata.