IMSS busca que lesiones músculo-esqueléticas tengan rehabilitación

90 % de los casos de lesiones requieren tratamiento rehabilitatorio oportuno para evitar o para disminuir los tiempos de incapacidad y las secuelas. 
Buscan la rehabilitación completa de las lesiones para que no causen incapacidad permanente.
Buscan la rehabilitación completa de las lesiones para que no causen incapacidad permanente. (Cuartoscuro)

Pachuca

Los defectos postulares y el mal uso de la mecánica corporal, principalmente de la región cervical y lumbar, representan uno de los principales motivos de asistencia médica, señaló el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Hidalgo.

Maribel Caballero Amado, Coordinadora de Salud en el Trabajo indicó que 90 por ciento de los casos de lesiones músculo-esqueléticas requieren tratamiento rehabilitatorio oportuno para evitar o para disminuir los tiempos de incapacidad y las secuelas, comúnmente consistentes en rigidez, artrosis, atrofia muscular y lesiones tendinosas o neurológicas.

Explicó que un programa de higiene postural y de manejo correcto de cargas contribuiría a la prevención de estos padecimientos a evitar recaídas y a la pronta recuperación del paciente.

La importancia de lo anterior consiste en que las secuelas afectan la capacidad laboral del trabajador asegurado y, en consecuencia, su permanencia en el trabajo.

Cabe destacar que la Institución brinda atención integral a la salud, que incluye atención preventiva, atención curativa y rehabilitación; consistente en la asistencia oportuna y la satisfacción de las necesidades y expectativas de salud de los derechohabientes, contando con la participación activa de las familias.

En tanto, la atención integral en la rehabilitación de las personas con discapacidades requiere de un proceso continuo, cuyo objetivo es disminuir el daño y la recuperación funcional mediante acciones terapéuticas de un equipo multidisciplinario; de manera importante la rehabilitación contribuye a la reintegración de los pacientes en su entorno familiar, laboral y social.

La principal función es prevenir la discapacidad, reducir las complicaciones y favorecer la recuperación funcional; en el área pediátrica, es la identificación oportuna de signos de daño neurológico en los pacientes que presentan factores de riesgo al momento de nacer, es la base para la prescripción de medidas de estimulación temprana en el área psicomotora, lo que contribuye a que el crecimiento y desarrollo sucedan sin retardos ni alteraciones.

De igual manera, el propósito es prevenir secuelas irreversibles, como síndrome doloroso lumbar, esguince cervical, osteoartrosis de cadera, osteoartrosis de rodilla, alteraciones del desarrollo psicomotor, esguince de tobillo, parálisis facial periférica, lesiones traumáticas de mano, fractura de tercio distal de antebrazo y caídas, especialmente en el caso de los adultos mayores.