Homenajean a cuatro escritores hñahñu; destacan su trayectoria

Han plasmado la cultura hñahñu en las páginas y sus carreras, desde distintas aristas han divulgado su identidad a nivel nacional.
En su carrera literaria han divulgado el orgullo y pertenencia de identidad.
En su carrera literaria han divulgado el orgullo y pertenencia de identidad. (Héctor Mora)

Ixmiquilpan

La feria del libro en Ixmiquilpan fue el pretexto ideal para hacer un homenaje a cuatro escritores que han sabido plasmar la cultura hñahñu en las páginas, carreras que desde distintas aristas han divulgado su identidad a nivel nacional.

Raymundo Isidro Alavés, Alberto Avilés Cortes, Jacinto Cruz Huerta y Juan González Cruz, cuatro nombres que las personas cercanas a la cultura en el Valle del Mezquital conocen bien, cada uno con una carrera en el impulso a que más personas de origen hñahñu se acerquen a las artes, y que en su carrera literaria han divulgado el orgullo y pertenencia de identidad.

Raymundo Isidro Alavés es el responsable de la traducción a la lengua hñahñu de las obras El Principito y El Llano en Llamas, un profesor de lengua en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que se tomó la tarea de destacar en páginas parte de la identidad indígena.

En tanto que Alberto Avilés Cortes es un personaje indispensable al citar la cultura del Valle del Mezquital, un reconocido sociólogo, que también tuvo la oportunidad de ser un profesor rural, lo que le ha permitido cercanía con distintas manifestaciones culturales típicas del estado.

La de Jacinto Cruz Huerta es una carrera dedicada a la educación, es profesor responsable de la dirección de Desarrollo Lingüístico de Centro Estatal de Lenguas y Culturas Indígenas, y su labor en la divulgación de la identidad hñahñu es reconocida en distintas latitudes.

Y Juan González Cruz es un personaje entrañable para el Valle del Mezquital, no le gusta que le llamen escritor o poeta, eso se lo deja a intelectuales arrogantes que hacen lo que hacen para impresionar; prefiere recordar que de niño fue artesano del ixtle y que ahora se considera artesano de la palabra.

Fue la segunda edición de esta feria del libro, que contó con actividades como el taller de Historias y Rarezas de Tania Susano; la presentación de Martín Rangel con su poemario Rojo; la presentación del libro Una vaca tengo, de Jesús Bartolo, Premio Nacional de Poesía Mérida 2012.

Además de la asistencia del grupo Literatura y Teatro con su espectáculo de narración oral Historias del Barrio; y el Taller Lectura y Escritura Bichos, impartido por Illiria Gómez Martín. En este taller los participantes realizarán un poemario sobre sus bichos favoritos.

De entre lo que destacó la participación de Jorge Antonio García Pérez con su libro El Circo Titiripulga, novela sobre la vida de una familia de pulgas que decide ser cirquera.