[Historia] La sombra del hombre rico

“Fíjate que busco a ese hombre para salvar a mi hija. Soy un hombre muy rico y hace algunos años me enteré que mi hija se había enamorado de un soldado pobre..."
“Más de un siglo”, respondió la sombra y desapreció.
“Más de un siglo”, respondió la sombra y desapreció. (Arturo González)

Pachuca de Soto

Cierta noche un joven llamado Manuel caminaba por las calles de Pachuca ya muy tarde. A lo lejos se acaba de escuchar al Reloj Monumental marcar las 2:15 de la mañana. Manuel caminaba por los Barrios Altos notó como si alguien lo viniera siguiendo, sensación que aumentó cuando escuchó unas monedas agitándose.

Intrigado, volteó a todos lados hasta distinguir a alguien a unos metros, bueno, en realidad vio una sombra. Para contener su curiosidad, Manuel se acercó pero fue detenido en seco por el otro quien le dijo “Espera, no te acerques, sólo quiero saber si viste a un hombre alto, moreno y vestido de negro”, a lo cual su interlocutor negó.

“Lo siento, no lo he visto, pero ¿para qué lo quieres?” cuestionó Manuel cuya curiosidad aumentó con la plática.

“Fíjate que busco a ese hombre para salvar a mi hija. Soy un hombre muy rico y hace algunos años me enteré que mi hija se había enamorado de un soldado pobre, lo cual no me gustó para nada. A pesar de que le prohibí verlo siguió saliendo con él, hasta el día que los encontré en un parque.

“Lleno de furia, tomé mi arma y le disparé a aquel, pero mi hija se interpuso en el camino de la bala y le di a ella. Al salir corriendo para ayudarla, el hombre que te digo se apareció de la nada para decirme que si le daba todo mi dinero la salvaba, pero yo le dije que no. Al llegar con mi amada niña ya había muerto, por lo que desde entonces busco a ese fulano para darle mi riqueza, pero sigo sin encontrarlo”, le contó el hombre a Manuel.

“¿Y cuánto tiempo tiene de eso?”, dijo el joven.

“Más de un siglo”, respondió la sombra y desapreció.