[Historia] El hombre que encontró oro

"Pues ahí pasó un día un pobre diablo, sin dinero ni fortuna. Para su suerte encontró un pedazote de oro, entró a la política y ahora esta en la grande". 
En las minas se dice que un hombre se hizo rico por encontrar oro.
En las minas se dice que un hombre se hizo rico por encontrar oro. (Archivo)

Pachuca

Pachuca es conocida por tres cosas en el mundo: aire, futbol y minería. Para quien no ha venido a la Bella Airosa, saber que fue uno de los centros mineros genera cierta excitación, sobre todo cuando uno se entera de que varias de ellas existen físicamente.

Cierto día, un joven turista llegó la capital del estado. Él, preguntado por las atracciones de la ciudad primero fue el Museo del futbol, al Reloj Monumental y ya estando por el Centro Histórico terminó en las antiguas minas.

Parado frente a Loreto, curioseando trató de entrar, pero un viejo lo detuvo porque se trata de una empresa privada. Tras unos momentos de conversación, el joven le mostró la inquietud de conocer el lugar, a lo que le respondieron algo mejor, a cambio de unos pesitos le darían un pequeño tour por la zona de las antiguas minas, lo cual aceptó.

No se trataba de la ruta tradicional, sino una más íntima. Pues así se subieron a un coche y recorrieron los barrios altos, entrando por El Arbolito, lo cual a decir verdad causó miedo al chico, pero se tranquilizó porque comenzó a escuchar la voz del viejo.

"A de saber que por aquí hay un montón de minas, si ve a su alrededor vera cerros y en cada uno hay túneles, un montón. Dicen que puede ir desde Pachuca hasta Huasca por ellos, claro si los conoce, porque si no a lo mejor ni sale", platicó el ahora chofer con toda tranquilidad.

"¿Y por qué dejaron las minas?", preguntó el turista. "Pues la verdad es que no sé, unos dicen que es porque ya no sale, que es muy costoso. Otros que porque se lo quieren llevar los políticos, ya ve como son esa gente", le contestaron.

"Pues no ve que uno de esos tipos se hizo rico de chiripa", añadió el viejo mientras llegaban a la comunidad de Camelias, donde sea de paso había una mina. "Ve esa casa roja de la cima, ahí llevaban a los mineros heridos, pero nada más para que murieran", dijo el hombre riéndose.

"Perece, ya me dejó picado con lo del político. ¿Qué pasó?", rogó el joven, quien tras insistir obtuvo su respuesta. "¿Ve ese puente que está por allá? (el chico dijo que sí, pero en realidad no sabía dónde) Pues ahí pasó una día un pobre diablo, sin dinero ni fortuna. Para su suerte encontró un pedazote de oro. Se volvió rico, entró a la política y ahora está en la grande".

"¿En serio? Y quién ese tipo" quiso saber el turista. "Pues nada más entérese quién es el dueño de la ciudad y sabrá", finalizó.