[Historia] El herido de la carretera, un suceso sin explicación

Isarael y Miriam, quienes iban de Tulancingo a Pachuca lo recogieron en el camino para llevarlo a recibir atención al Hospital General. 
Por 30 minutos el herido grito como loco.
Por 30 minutos el herido grito como loco. (Archivo )

Pachuca

Cierto día, una pareja venía a la capital muy de mañana. Israel y Miriam quienes iban de Tulancingo que a Pachuca por cuestiones personales.

La carretera estaba vacía, entonces ocurrió algo inesperado. “Mi amor mira, hay alguien adelante, parece que está pidiendo ayuda”, dijo Miriam a su esposo quien de principio quiso seguir adelante.

Israel cambió de parecer cuando al acercarse observó que el hombre estaba herido. “Santo Dios Israel, párate a ayudarlo”, exigió la mujer a su acompañante. “Llevémoslo a Pachuca, ahí lo atenderán” resolvió Israel, quien lo subió al auto, mientras el hombre comenzó a actuar raro.

Fueron unos 30 minutos de mucho temor para Miriam e Israel, quienes escuchaban como el herido gritaba y reía como loco, hasta que llegaron al Hospital General de Pachuca.

“Oigan, traemos un herido, rápido, está muy grave”, les dijo Israel a los médicos.

Los médicos se asomaron y de inmediato se voltearon muy enojados a la pareja. “Oigan, ya estuvo bueno no”, gritó uno de ellos. “¿De qué habla? ¿Por qué no ayudan al hombre?” les reclamó Miriam.

“¿Qué hombre? Si con ésta ya son cinco veces que nos quieren ver la cara en el mes, llegan diciendo que encontraron a alguien muy herido en la carretera y nada. Váyanse antes de que hablemos a la policía”, a lo cual la pareja se fue muy extrañada por lo ocurrido.