[Historia] Hombre mayor es víctima de abuso de confianza

Santos Medina Medina al día siguiente fue a pedir apoyo a la instancia de Derechos Humanos que se ubicada en la ciudad de Pachuca, en donde platica le atendieron rápidamente y le aconsejaron ...
Un adulto mayor de caminar cansado.
Un adulto mayor de caminar cansado. (Archivo)

Pachuca

Un sencillo trámite de divorcio voluntario que al parecer seria caso de días o quizá de horas para Santos Medina Medina, un adulto mayor de caminar cansado y manos curtidas por arar la tierra tuvo secuela, pues el que se suponía lo representaría ante la autoridad Roberto Quintero Osegura de buenas a primeras y en presencia de un juez se quedó con una de sus propiedades, 60 mil pesos y una camioneta Windstar.

Con notable desconfianza en la justicia estatales por su falta de actuar, Medina cuenta que esto sucedió inmediatamente al resolverse el juicio de divorcio, cuando el juez del juzgado al que asistieron le entregó al abogado el cheque, las llaves de la camioneta y los papeles de un terreno los cuales este guardó en su bolsillo.

Santos Medina sin decir una sola palabra ante esto se retiró de las oficinas para tomar posesión de sus cosas como era obvio, sin esperarse que Quintero Osegura a quien ya le había pagado 17 mil pesos por su servicio las utilizaría, según le dijo para resolver un asunto personal, para no devolvérselas hasta la fecha.

"Lo que mencionó fue que las tomaría a préstamo por que uno de sus conocidos había tenido un problema y el tenía que darle dinero".

Ante esto el hombre sin saber que hacer se subió como pudo a la camioneta y aferrado al volante se negó a prestar su dinero y propiedades, pero a Quintero no le importó, lo bajó a jalones de esta dándole en prenda una hoja de papel con una firma y unas cuantas palabras de compromiso huecas que no ha cumplido.

Desconcertado ante tal situación, Medina Medina al día siguiente fue a pedir apoyo a la instancia de Derechos Humanos que se ubicada en la ciudad de Pachuca, en donde platica le atendieron rápidamente y le aconsejaron levantar una denuncia por abuso de confianza, y lo hizo.

Hace pocos días el juicio concluyó, pues Roberto Quintero, quien visiblemente conoce las leyes y también las artimañas con las que estas se pueden burlar entabló un amparo federal.

"Las autoridades me dijeron que ya no había nada que hacer por mis cosas, solo levantar una nueva denuncia, por que el abogado además de lo que me robó también falsificó mi firma en diversos documentos".

Esto último para el hombre no es viable, ya ha invertido más de lo que tiene sin tener resultados, por lo que exige a las autoridades hacer su trabajo para que de alguna manera Roberto Quintero Osegura con domicilio en la colonia Benito Juárez número 40 de la capital hidalguense y dueño del despacho de abogados ubicado en la carretera México- Pachuca kilómetro 85 pague por lo que hizo.