[Historia] Buscaban fortuna, pero se encontraron con la muerte

Un anciano les contó la historia sobre el tesoro de una hacienda, casualidad o no, después de que lo supieron ellos desaparecieron
Los que van en busca del dinero desaparecen.
Los que van en busca del dinero desaparecen. (Archivo)

Pachuca

Era en plena Revolución cuando un grupo de forasteros llegó a Tulancingo. En busca de dinero fácil se toparon con un anciano que bebía pulque en una de las cantinas del lugar. Ahí, viejo les contó que en una hacienda ya abandonada estaba enterrado un tesoro.

"Hace muchos años el dueño de la hacienda se volvió rico, pero al mismo tiempo avaro. Fue tanta su ambición que dejó morir a su esposa sola, mientras sus dos hijos crecieron llenos de resentimientos hacia él", les contó el anciano a los buscadores de fortuna.

"Se trataban de un varón y una niña. Mientras el chico creció presionado por la mano dura del padre, ella se convirtió en el mejor prospecto para los chicos de la región, ya que casarse con la joven significaría volverse rico. En fin, viendo con temor que alguien se llevara su tesoro, el hacendado consiguió casar entre sí a sus hijos, así al menos nadie se llevaría su dinero", contó el anciano entre risas.

"Al final, el hombre murió, y maldecido por sus hijos su cuerpo fue abandonado en el monte, mientras su riqueza la enterraron en algún lugar de la hacienda que a su vez fue abandonada. Nadie sabe si es verdad o no la historia, pero todos los que han ido a buscar el dinero desaparecen" finalizó la historia,

Casualidad o no, ese día fue el último que vieron a los forasteros; unos dicen que se fueron de Tulancingo, otros que fueron en busca del tesoro pero encontraron la muerte.