[Historia] Amantes asesinos, planearon muerte de cónyuge

Regina Hernández López dio muerte a su esposo Rodolfo Martínez con el apoyo de su amante Humberto Sampayo. Tras el inetrrogatorio no aguantó la presión y confesó. 
El Servicio Médico Forense llegó al lugar de los hechos.
El Servicio Médico Forense llegó al lugar de los hechos. (Arturo González )

Pachuca

Era un lunes por la noche cuando la policía estatal se desplazó hacia la colonia San Antonio El Desmonte en Pachuca, la operadora de la central de radio reportó a través de la frecuencia de radio un vehículo abandonado sobre la carretera México-Pachuca, con rastros de sangre en el compartimento para el equipaje.

Agentes estatales se desplazaron aquella vía.

Cuando arribaron al lugar, los vecinos de la calle Manuel Vargas indicaron a los oficiales de policía que el vehículo Volkswagen con placas de circulación HLV-46-39 había permenecido frente a un negocio de pollos a la leña por casi 24 horas, sin que el propietario acudiera a reclamarlo en caso de alguna falla mecánica, lo cual dijeron era demasiado sospechoso; además una de las puertas se encontraba abierta.

Según los vecinos, después de preguntar por el dueño de ese Passat color azul, se acercaron a mirar más de cerca el automóvil y lo que los vecinos detectaron fue que en la parte trasera del automóvil había rastros de sangre, eso causó asombro entre los vecinos y decidieron llamar a la policía.

Luego de las versiones recabadas por los vecinos, la policía, llamó al Ministerio Público y solicitó al Servicio Médico Forense (Semefo), pues aunque no abrieron el porta equipaje; los agentes, acostumbrados a mirar, oler y quizá hasta sentir la muerte, supieron que tenían ante ellos un nuevo caso de homicidio.

Cuando los peritos concluyeron la inspección al interior del vehículo y era el turno de abrir la cajuela, quizá temerosos de los que encontrarían, optaron por retirar el vehículo a las instalaciones de la procuraduría y allá abrir el portaequipaje.

La víctima fue identificada en la PGJEH como Rodolfo Martínez Cruz, de 41 años un prominente vendedor de bienes raíces de la capital hidalguense quien según la necropsia había sido golpeado severamente, asfixiado y posteriormente abandonado en su automóvil en la México-Pachuca.

La policía indagó en el caso y obtuvo información que Rodolfo Martínez Cruz sostenía problemas maritales con su esposa, Regina Hernández López con quien en repetidas ocasiones habían llegado a los golpes aquella mujer le había exigido constantemente el divorcio y los bienes que ambos habían obtenido a los largo de sus años como matrimonio. El deseo de la separación, otro hombre en la vida de Virginia, mucho más joven.

Cuando Regina Hernández López fue interrogada por los agentes, el sentimiento de culpa fue mucho más grande y fuerte que el coraje que llegó a sentir por el hombre con el que compartió parte de su vida.

Aquella mujer confesó que había asesinado a su esposo con ayuda de su amante Humberto Sampayo quien prestaba sus servicios en el Ejército y con el que mantenía una relación desde hacía un año.

Para despistar a la policía ambos elaboraron una coartada en la que ella reportaría a su marido como desaparecido. Sin embargo no contaba con un plan "B" en caso de ser descubiertos o que alguien supiera de sus amoríos con un joven de 22 años de edad, por lo que la pareja de amantes asesinos fueron enviados a prisión donde por fin permanecerán juntos.