Familiares exigen la "pena de muerte" para presunto homicida

Aseguran que seguirán de cerca el proceso penal; dudan de las autoridades estatales.

Tulancingo

Un centenar de personas se manifestaron en la explanada de la antigua presidencia municipal, frente a las oficinas del Tribunal Superior de Justicia, para exigir que el presunto homicida del menor Luis Jesús Ortega Martínez sea extraditado a Estados Unidos y ahí se le sentencie a la pena de muerte, dado que el niño es de nacionalidad norteamericana.

Luego de que el presunto asesino del menor, Daniel Amador Pérez, se entregara el día de ayer a las autoridades estatales y posteriormente fuera ingresado en el Centro de Readaptación Social de Tulancingo (Cereso) se organizó esta manifestación a fin de presionar a las autoridades y se castigue con todo el rigor de la ley.

Entre los manifestantes se encontraban familiares del menor, quienes señalaron que vigilarán muy de cerca el proceso jurídico de este caso, pues refieren que en dos ocasiones previas lo dejaron en libertad.

También dieron a conocer que temen que exista compadrazgo para dictar sentencia definitiva, toda vez que acusaron que el abogado que contrató para su defensa el presunto asesino, tiene fuertes vínculos dentro del Tribunal de Justicia del municipio de Tulancingo.

"Desconfiamos mucho de las autoridades porque no puede ser que digan que no hay pruebas contundentes en su contra para detenerlo, ahora que lo tienen exigiremos que no lo dejen en libertad y se le castigue con todo el peso de la ley", comentó la tía del menor Monserrat Martínez

Del mismo modo denunciaron que la madre Iris Joselyn Martínez ha estado recibiendo amenazas de parte de familiares del acusado, de la cual del mismo modo ya han dado parte a las autoridades y hasta el momento no han recibido respuesta positiva.

"Su familia es de dinero, tiene un negocio de barbacoa de los más famosos de Tulancingo y por eso tememos que utilicen ese poder adquisitivo y sus relaciones para que quede impune este cruel infanticidio", dijeron.

Del mismo modo exigieron que se les den a conocer todos los detalles del proceso y no exista opacidad, pues a su consideración las pruebas son suficientemente contundentes para haber dictado auto de formal prisión en contra del presunto asesino.

"Tienen el testimonio de la madre y de su hermano de 4 años del salvaje asesinato en contra del pobre niño, que mas necesitan, este acto no puede quedar impune, se debe de castigar con todo el peso de la ley si ahora lo tienen que no lo dejen ir", dijo.

Aunque en un principio se convocó la manifestación frente al CERESO de Tulancingo de última hora se cambió la ubicación para presionar a las autoridades a aplicar la justicia en contra de este caso que ha indignado a la opinión pública de la región.

"Es falso que fue un accidente la muerte de "Chuchito" el asesinato fue con toda la intención de deshacerse del niño, es un desgraciado que no merece que lo protejan, mi hermana y mi sobrino se encuentran muy afectados y por eso no han salido a los medios", puntualizó.

La protesta dio inicio alrededor de las 11 de la mañana y concluyó casi a las dos de la tarde, advirtiendo los manifestantes que continuarán este tipo de actos a fin de que el presunto homicida sea condenado y no lo dejen en libertad.

"El niño tiene nacionalidad norteamericana, por eso pedimos que lo extraditen para que sea juzgado por las autoridades Estadounidenses en donde se castiga con la pena de muerte, que es lo que merece este desgraciado que mató a un niño indefenso", concluyó.