Familia indígena pide apoyo a diputados del Congreso del estado

El presidente municipal de Ixmiquilpán, Cipriano Charrez Pedraza, no les hizo caso

Pachuca

La familia Nopal Pérez solicitó apoyo al Congreso del estado ante el acoso y despojo que pretende en su contra el delegado de Cerro Blanco, municipio de Ixmiquilpan, Felipe Maye Ocaña.

El jefe de la familia, Maximino Nopal Hernández, de 65 años de edad, acusó a Maye Ocaña de golpearlo a él y a toda su familia por defender a uno de sus primos.

"Que se haga justicia con esas autoridades que son de la comunidad y que están haciendo mal con nosotros, con toda la familia, que se haga justicia como debe de ser, el delegado está haciendo mal", dijo.

Señaló que acudió a solicitar apoyo con el presidente municipal de Ixmiquilpan, Cipriano Charrez Pedraza, quien no le hizo caso.

"Tuvimos que agarrar un abogado para que hiciera los trámites y abriera una averiguación", dijo.

Maximino Nopal comentó que el delegado de Cerro Blanco pretende sacarlo de su casa y quedarse con dos terrenos de aproximadamente tres hectáreas.

Asimismo, comentó que tiene 10 años que se jubiló de la comunidad en donde cumplió con todas sus obligaciones como faenas y cooperaciones.

Sin embargo, apuntó que los integrantes de la comunidad pretenden expulsarlos pues ya no son citados para las juntas y asambleas que se llevan a cabo en la misma.

"Ellos no nos toman en cuenta, últimamente tratan de sacarnos de la comunidad, ya no nos citan para que no nos demos cuenta qué están haciendo con ellos; de la familia somos cinco que participamos y últimamente ya no nos citaron con la finalidad de que nos saquen", sostuvo.

Comentó que la comunidad de Cerro Blanco se compone poco más de 30 personas.

De igual modo, comentó que después de levantar la averiguación, el delegado juntó a un grupo de personas cerró los accesos de su casa.

"Pusieron piedras en las diferentes salidas de mi casa y no pude salir durante un mes, con mi enfermedad que tengo con trabajo alcanzaba al doctor para salvarme porque tengo azúcar", dijo.

Comentó que ante ello, el carro de su primo quedó encerrado durante casi un mes, "eso es lo que me han hecho".

Nopal Hernández pidió a los diputados locales intervenir para que las autoridades les hagan justicia.

"Yo ya soy jubilado del a comunidad, yo no tengo causa para que me estén haciendo eso, a la comunidad no le debo nada, no tengo delito, nada de eso, pido que ojalá encuentren una solución porque ahorita me están tratando de sacar de mi comunidad con todo y familia", aseveró.

Precisó que su familia la compone su esposa María Vicenta Pérez Ortiz y sus hijos Carlos, Estela y Yuliana Nopal Pérez.

Apenas hace unos días la familia Nopal Pérez denunció el cobro ilegal de multas y faenas por parte de la delegación auxiliar de la comunidad, además de que acusaron el intento de despojo de sus propiedades por parte de líderes de la región.

La familia de origen indígena otomí dijo que el ex delegado Felipe Maye quien ordenó cobrarles cuatro mil 500 pesos a cada uno de sus integrantes por haber denunciado hechos posiblemente constitutivos de delito, lo que quedó asentado en la averiguación previa 7/I/594/2013.

"Hemos quedado olvidados por las autoridades municipales, estatales y federales", concluyeron.