Experimentan con acocil de río en el ITSOEH

La especie Cambarellus Montezumae es muy similar al camarón y es endémico del país, además de presentar características altamente nutritivas que pueden beneficiar a gente con mayor marginación.

Pachuca

En el Instituto Tecnológico Superior del Occidente de Estado de Hidalgo (ITSOEH), un grupo de investigadores de la Ingeniería en Industria de Alimentos producen sopa utilizando como materia prima el acocil de río, un crustáceo de alto valor nutricional.

El objetivo del trabajo académico es que a futuro la pasta se distribuya entre la población que vive en extrema pobreza y con ello sumar a la Cruzada Nacional contra el Hambre, informó la coordinadora de la investigación Ana Nallely Cerón Ortiz.

Manifestó que esta especie cuyo nombre científico es Cambarellus montezumae es muy similar al camarón y es endémico del país al localizarse distribuido en Hidalgo, Puebla, Querétaro e incluso el Estado de México.

La maestra explicó que se inició con la producción de la sopa luego de que mediante estudios se corroboró que la estructura del acocil en seco contiene cerca de 50 por ciento de  alto proteínas. Asimismo es una fuente rica de ácidos grasos esenciales, principalmente del tipo de los poliinsaturados, los cuales son beneficiosos para el ser humano en diabéticos, hipertensos e hipertrigliceridémicos.

Cerón Ortiz dijo que este producto, con aspecto de tallarín, ya fue aceptado por las personas a las cuales se les proporcionó, pues se prepara e ingiere de la misma manera que se hace con una sopa convencional. De llegar al mercado manifestó que esta sopa tendría un costo accesible y calidad nutrimental tal como lo establece el Plan Estratégico Nacional y Estatal Nutrimental.

Después de esta fase la universidad intentará establecer el producto en pequeñas empresas de alimentos de la región para que en unos años este se distribuya a gran escala.

Hasta ahora el ITSOEH costeó los recursos empleados en la investigación y producción del alimento, y será hasta este año cuando se someta a alguno de los fondos de concurso del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

CONTEXTO DE LA INVESTIGACIÓN

El uso de organismos acuáticos (peces, moluscos, y crustáceos) como fuente de alimento para los seres humanos ha sido utilizado desde tiempos remotos. Sin embargo, con el procesamiento industrial de la materia prima, la búsqueda de métodos de conservación y la necesidad de valorar su calidad nutrimental como parte del proceso para el consumo humano se incrementaron.

Ante ello, el interés de la industria alimentaria se concentra en buscar alternativas de alimentos para ser procesados y elaborar nuevos productos con una elevada calidad nutrimental y cuya fácil adquisición pueda disminuir los costos del producto.

De aquí, la búsqueda de nueva materia prima derivada de organismos acuáticos, pero nativos, que contengan una óptima calidad nutrimental y que al poder producirse en la misma zona de origen disminuya  los costos finales del producto.

Un ejemplo de ello, es el crustáceo Cambarellus montezumae, nativo de la zona central de México y que se consumía desde antes de los años 50; el cual al pertenecer al mismo subfilo que el camarón y la langosta pudiera tener una óptima calidad nutrimental, y que aunado a su potencial acuacultural podría dar a la industria alimentaria una materia prima de bajo costo si es procesada in situ y con una alta calidad nutrimental.

Claves

Una buena sopita

-El estudio realizado en el ITSOEH confirmó que el acocil de río es una especie de crustáceo que tiene una calidad nutrimental en los rangos óptimos que estipula la NOM-051-SCFI-1994.

-El animal aporta cerca del 50 % de proteínas contenidas en base a su peso seco, lo cual lo hace una fuente alternativa de este elemento.

-Respecto al contenido de carbohidratos se indican valores por encima de la cantidad inicial en el organismo.

-El acocil de río se establece que es una fuente rica de ácidos grasos esenciales, principalmente del tipo de los poliinsaturados, benéfico para el ser humano en diabéticos, hipertensos e hipertrigliceridémicos.