Exigen apoyo a Gil Elorduy apoyo por despojo de terrenos

Manuel Canales Pérez, representante de Movi, señaló que en 1999 la ejidataria Gregoria Mejía vendió terrenos a la señora Catalina Molina, misma que vendió los terrenos en lotes a 400 personas.
Manifestantes en el Congreso del estado.
Manifestantes en el Congreso del estado. (Archivo )

Pachuca

Cerca de 200 integrantes del Movimiento Vecinal Independiente (Movi) se manifestaron en el Congreso del estado para exigir al presidente la Junta de Gobierno de la legislatura local, Ernesto Gil Elorduy, que intervenga en el despojo de sus terrenos de 200 personas de la colonia ampliación San Antonio El Desmonte, Pachuca.

Manuel Canales Pérez, representante de Movi, señaló que en 1999 la ejidataria Gregoria Mejía Aguilar vendió terrenos a la señora Catalina Molina Hernández, misma que vendió los terrenos en lotes a 400 personas.

Agregó que después de 20 años la ejidataria a través de argucias legales y de un despacho de abogados demandó la nulidad de la venta a Catalina Molina, por lo que de las 400 personas, la mitad fueron despojadas de los lotes que habían adquirido.

"Se ha provocado un conflicto social derivado que ahora ellos quieren que les paguen de nueva cuenta los predios, más de 120 mil pesos, estamos hablando de más de 50 millones de pesos, eso es un abuso", dijo.

Exigió la intervención de Gil Elorduy para apoyar a las familias que fueron despojadas de sus predios, "le estamos reclamando que dé la cara para que pueda atender nuestro reclamo social".

Comentó que las 200 personas que fueron despojadas de sus predios habitaban viviendas humildes, "y ya no pudieron entrar porque cuando llegaron se encontraron con la sorpresa de una leyenda que si entraban era un delito penal porque ya ejecutado el juez primero civil de Pachuca en cumplimiento a una sentencia emitida en Juzgado del Distrito Federal".

Canales Pérez comentó que la señora Catalina Molina, después de fraccionar terrenos en la capital hidalguense fue premiada con el nombramiento de ejidataria después de fraccionar "muchas" parcelas de manera ilegal.

Mencionó que Gregoria Mejía a través de su familia quiere cobrarles nuevamente los terrenos a las 200 personas que conservaron sus predios en poco más de 120 mil pesos.