Estrenarán obra sobre niños sicarios en el teatro Guillermo Romo de Vivar

Mostrarán las afectacio9nes del crimen a los menores de edad. 
Buscan alejarlos del narco.
Buscan alejarlos del narco. (Héctor Mora)

Pachuca

El próximo 24 de febrero iniciará la temporada de teatro escolar en el Guillermo Romo de Vivar de la ciudad de Pachuca, este año con la presentación de la obra "Quién le teme a Espantapájaros", dirigida por Fernando Axkaná Medina, donde se aborda la problemática de los niños sicarios.

El proyecto de Fernando resultó el seleccionado para presentarse en el Ciclo Programa Nacional de Teatro Escolar en Hidalgo, y será una producción impulsada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo (Cecultah).

Con el montaje teatral se busca abordar con los niños una realidad que les compete, con la que crecerán y que determinará en parte su concepción de la realidad: el narcotráfico.

El actor y director con quince años de experiencia, dice estar seguro que un proyecto de esta índole es necesario para abordar con los niños temas de los que ya se enteraron, pero a través de medios que no pensaron en ellos como espectadores, y que no repararon en el posible daño hacia generaciones que asimilaron esta información como una consecuencia lógica en una guerra entre grupos de narcotraficantes y fuerzas de seguridad.

"¿Qué historia se les tiene que contar a los niños? Historias como las de los niños sicarios existen y hay que decírselas, y las edades de los que serán espectadores en esta obra son las mismas en las que los narcotraficantes enrolan en sus filas a estos futuros asesinos, una etapa difícil para el niño en la que está generando su identidad y se está abriendo al mundo. Un problema que debemos asumir todos".

Maribel Carrasco el autora de la obra, una dramaturga con la que Medina asumió un compromiso de brindar información a los menores sobre realidad que suceden en todo el mundo, y sobre la violencia en el país es la más apremiante y urgente.

"Quién le teme a Espantapájaros trata de responder a este compromiso, el tema deja ver aristas que deben abordarse con ellos, es la etapa en la vida en la que conceptos como el del éxito se están conformando, y en la son más manipulables ideológicamente, un texto que creo que me tocaba abordar, a esa edad yo pensaba no tener ninguna vocación, y esos estados de ánimo tan comunes en ellos los pueden orillar a estas realidades", agregó el director de escena.

La obra cuenta la historia de un niño que sobrepasó un límite, un capítulo en su vida en la que se vio envuelto en la violencia y terminó enrolado en un grupo armado, un momento que determinará su personalidad adulta prematura.

"Mucha gente se pregunta sobre por qué este tema, y es porque está sucediendo, porque la violencia está en nuestro presente, es la realidad de cientos de niños tan sólo por tener acceso a esa información por los medios de comunicación, que la presentan cruda o caricaturizada, exagerada o carente de datos, todo dependiendo de los intereses de cada empresa, pero eso los niños no lo entienden".