Cuestiona Menchaca la decisión legislativa

Afirma que asumirá una posición mucho más crítica.
Cuestiona Menchaca la decisión legislativa, asegura que  los diputados locales fueron presionados para elegir al nuevo ombudsman.
Cuestiona Menchaca la decisión legislativa, asegura que los diputados locales fueron presionados para elegir al nuevo ombudsman. (Héctor Mora)

Pachuca

Julio Menchaca Salazar, aspirante a la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH) aseguró que los diputados locales fueron presionados para elegir al nuevo ombudsman.

“Es vergonzosamente aplastante la presión que hicieron los diputados de todos los partidos, fue contra su voluntad”, aseveró.

Dijo que la queja no es contra un partido político, “es contra un grupo de personas que detentan de una manera absoluta el poder y que no quieren ninguna reacción en contra”.

Cuestionado si se reunirá con el nuevo presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, dijo que se reservará lo que jurídicamente pueda proceder.

“Desde luego que no vamos a hacer el juego, ni vamos a seguir ningún interés que ha impulsado a las organizaciones en este proyecto particularmente”, dijo.

Aseguró que se trató de un “dedazo” desde la administración estatal para poner al nuevo presidente de la CDHEH.

Menchaca Salazar mencionó que de alguna manera él tuvo presión para declinar en su aspiración.

“Reconozco que en todos lados hay intereses y no puedo condenar a mi amigos a una enemistad gubernamental”, dijo.

Julio Menchaca aseguró que de ahora en adelante asumirá una posición mucho más crítica que la que tenía anteriormente: “y desde luego no permitir que a las organizaciones que nos han respaldado les pase nada”, refirió.

Interrogado si no haber sido elegido obedece a una fractura con el PRI, descartó cambiar de partido.

“Es una fractura con quienes en una parte de ese partido piensan que el poder es absoluto. Cada quien somos responsables de lo que hacemos, yo asumo las consecuencias y defenderé hasta el último cualquier intento de daño contra las organizaciones que nos han apoyado”.

Subrayó que hasta el momento ha sido una persona congruente y ha defendido lo que cree: “no tengo la verdad absoluta, dentro de todos mis defectos no está ser sumiso”, sostuvo.

Además, dijo desconocer si acudirá a una instancia internacional para impugnar la elección: “si las hay y muchas, pero el estigma más importante que va a tener la Comisión de Derechos Humanos es su falta de credibilidad y de legitimidad”.

Reiteró que responderá a la confianza de las 110 organizaciones sociales que respaldaron su candidatura para llegar a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo.

“Son organizaciones de a de veras que han defendido los derechos humanos, esto no se trata de un trabajo, se trata de dignidad personal y en ese sentido debo de ser solidario con las organizaciones que me postularon, organizaciones de a de veras, no inventadas, no creadas para simular”, dijo.

Calificó como una “vergüenza” la manera en que se llevó a cabo la elección del nuevo ombudsman con el voto de los diputados.

A pesar de no haber llegado a la presidencia de la CDHEH, su candidatura la respaldaron 110 organizaciones.