Crisis en Michoacán no significa ingobernabilidad en todo el país: Omar Fayad

Omar Fayad aseguró, que este es un caso particular que derivó de las confrontaciones entre anteriores gobiernos y la fallida estrategia para combatir al narcotráfico.
Omar Fayad Meneses, presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado.
Omar Fayad Meneses, presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado. (Arturo González)
Entrevista al senador Omar Fayad. (Axel Chávez)

Pachuca

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, Omar Fayad Meneses, dijo que la crisis por la violencia en Michoacán no significa que exista ingobernabilidad e inestabilidad política en todo el país, pues, aseguró, este es un caso particular que derivó de las confrontaciones entre los anteriores gobiernos estatal y federal y la fallida estrategia para combatir al narcotráfico de el ex mandatario Felipe Calderón.

"Hoy quieren hacer ver que Michoacán significa la ingobernabilidad y la inestabilidad política en México, pero no es cierto. El país en general no está así. Índices delictivos los tienen todos los estados, todos los países más desarrollados del mundo, pero no estamos viviendo ni remotamente en todo Hidalgo, por ejemplo, el caso que vive Michoacán.

"En Tierra Caliente si hay un problema serio de inseguridad porque hay dos cárteles del crimen organizado disputándose esa región, por muchos factores, uno de ellos porque era el paso económico a través del puerto de Lázaro Cárdenas", indicó el legislador.

Las razones para que surgiera esta crisis, explicó Fayad, fueron "diez años de olvido de los gobiernos perredistas, un gobierno federal panista golpeando al perredista, acusándolo de narco, metiéndole a todos los alcaldes a la cárcel. Luego, por no tener pruebas, los dejaban en libertad. Eso genera inestabilidad política, que ha sido el factor fundamental para que esa zona se convierta en un nicho de oportunidad para los dos cárteles del crimen organizado que ahí trabajan.

"Por eso se atreven los narcotraficantes a establecerse ahí como punto de operación, y los ciudadanos a armarse para buscar defenderse", expuso.

Quien fuera primer comisionado de la Policía Federal Preventiva coincidió en que los cárteles de la droga "tienen que ser enfrentados duramente por el gobierno y tienen que ser capturados para restablecer la paz, pero también los grupos de autodefensa tienen que deponer las armas, incorporarse al gobierno y dejar que éste se encargue de la seguridad".

"El gobierno del estado no puede porque son mucho más fuertes los cárteles del crimen organizado, tienen más recursos y no respetan la ley. El gobierno federal sí puede (...) ya tomó la batuta y ha dado golpes importantes con la detención de dos cabecillas de los Caballeros Templarios. Creo que el desmantelamiento de la infraestructura que tenían en Lázaro Cárdenas y la toma de Apatzingán han sido acertadas, yo confío en que en los próximos meses ponga orden como lo hizo en Tamaulipas, en Coahuila y en Nuevo León".