Crece violencia en contra de la mujer

Hidalgo es el quinto estado con mayor proporción de mujeres que sufren de violencia física y sexual grave y muy grave de parte de sus parejas o familiares.
La violencia más frecuente contra la mujer es la emocional: Coespo.
La violencia más frecuente contra la mujer es la emocional: Coespo. (Héctor Mora)

Pachuca

Hidalgo es el quinto estado con mayor proporción de mujeres que sufren de violencia física y sexual grave y muy grave de parte de sus parejas o familiares.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en México la violencia de este tipo que enfrentan las mujeres actual y anteriormente unidas por parte de su pareja o esposo, es predominantemente grave y muy grave en un 85 por ciento del total de los casos a nivel nacional.

Por entidad las principales diferencias se ubican en Coahuila y Tabasco, donde se presenta la menor proporción de mujeres con violencia grave y muy grave (77 y 80% respectivamente); frente a las más altas que se observan en Querétaro, Michoacán y San Luis Potosí, Baja California e Hidalgo donde alcanzan del 80 al 88 por ciento.

De acuerdo con las cifras previas a la conmemoración por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más en el país han padecido algún incidente de violencia, ya sea por parte de su pareja o de cualquier otra u otras personas.

Además, 47 de cada 100 mujeres de 15 años y más que han tenido al menos una relación de pareja o matrimonio o noviazgo, han sido agredidas por su actual o última pareja a lo largo de su relación y entre las mujeres unidas está más extendida la violencia de pareja de cualquier tipo (49.3%), que entre las casadas (43.2%).

Según el organismo, la prevalencia de violencia de pareja más alta es entre las mujeres que trabajan, donde alcanza al 52.1% de todas las mujeres en esta condición; asimismo se dijo que se estima que 1.2 millones de mujeres actual o anteriormente casadas o unidas enfrentaron violencia física muy grave o extrema y cuya vida estuvo en riesgo.

En los estados con más incidencia, incluido Hidalgo, 85% de las mujeres que enfrentaron violencia física y sexual infligida por su pareja, fue violencia grave y muy grave, alcanzando a 5.1 millones de mujeres de 15 años y más, actual o anteriormente unidas.

"Desde esta perspectiva, los datos indican que las agresiones que ocasionan mayor daño físico, y que van desde los jalones o empujones hasta golpes, patadas, intentos de asfixia o estrangulamiento e incluso las agresiones con armas de fuego y los abusos sexuales, no ocurren solos, y están más extendidas y son de mayor severidad que lo observado cuando se revisa de manera separada la extensión de cada tipo de violencia", informó el INEGI.

CASO HIDALGO

Con base en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011, en Hidalgo se registraron 187 mil 807 mujeres quienes señalaron haber sufrido algún incidente de violencia por parte de su pareja.

Según el Coespo, en el estado habitan 933 mil 144 mujeres mayores de 15 años, por lo que la cifra de víctimas de violencia ronda por ahí del 20.1 por ciento, dos de cada 10 por si se quiere ver así.

Conforme a la encuesta oficial y la recopilación de Coespo, los tipos más frecuentes de violencia en contra de mujeres hidalguenses son la emocional, que afecta a 164 mil 762 habitantes del sexo femenino, el 87.7 por ciento de los casos de denuncias de violencia; seguida por la económica que impacta en casi 100 mil mujeres.

Aquí las cifras señalan que son 95 mil 836, el 51 por ciento de las víctimas de violencia en el estado, las que padecen de maltrato por concepto del dinero –no les dan gasto, las amenazan con quitarles apoyo monetario-, después sigue el tipo de violencia más extremo y preocupante, el daño físico, que es el que afecta a 33 mil 661 mujeres, el 17.9 por ciento de las víctimas. Una cifra relativamente engañosa pues todo mundo sabe que no se denuncian los casos en su totalidad al estar bajo riesgo de sufrir lesiones y golpes.

CLAVES:

Se considera como violencia física moderada solo a un acto violento como empujones, jalones o que le haya aventado algún objeto.

La violencia física grave, es una combinación de golpes con las manos o con algún objeto, junto con otras agresiones físicas como empujones, que la haya amarrado o pateado.

Se clasifica como violencia física muy grave o extrema, aquella que directamente puso o pudo poner en riesgo la vida de la mujer, como el intentar ahorcar o asfixiar; agresiones con cuchillo, navaja o con arma de fuego, junto con otras agresiones físicas

Tan solo en el 21% de las mujeres que reportaron violencia física, se trató de agresiones moderadas; en ocho de cada 10 mujeres, se trató de violencia física grave y muy grave –que asciende a 2.1 millones.

RECUADRO

La severidad de la violencia

Las agresiones de violencia sexual, desde el abuso, la intimidación sexual y la violación, son consideradas muy graves. De ahí que al combinar la severidad de la violencia física con la sexual, del 19% del total de mujeres de 15 años y más, actual o anteriormente casadas o unidas, que enfrentó violencia física y/o sexual, que equivale a 6 millones de mujeres (3.3 de las actualmente casadas o unidas y 2.7 de las anteriormente unidas).

De este conjunto, 15.1% ha enfrentado violencia "moderada", al tratarse solo de jalones o empujones; 56.2% ha vivido violencia física y sexual grave, al haber experimentado violencia física grave o bien solo abusos sexuales o bien violencia física moderada junto con abuso sexual o solo violencia física muy grave. El tercio restante (28.7%) enfrentó violencia física y sexual muy grave, que incluye los casos de violencia física grave o muy grave junto con abusos sexuales. La violencia física y sexual aumenta conforme la edad de las mujeres, siendo la etapa donde está más extendida entre las mujeres de 40 a 49 y de 50 a 59 años, quienes un tercio de las que han sufrido violencia física y sexual, ésta ha sido muy grave o extrema. Entre las mujeres menores de 20 años con violencia física y sexual, en el 20% de los casos se trató de violencia muy grave.