Constituyen corredor ecológico en Hidalgo

La Mesa de Huazalingo es uno de los últimos santuarios de flora y fauna de la Huasteca.
Ejidatarios respaldaron la conformación de esta reserva natural.
Ejidatarios respaldaron la conformación de esta reserva natural. (Cortesía)

Pachuca

Uno de los últimos santuarios de flora y fauna de la Huasteca Hidalguense cuya importancia radica en estar en el límite donde la Sierra se convierte en Huasteca, la Mesa de Huazalingo, es formalmente el primer corredor ecológico de Hidalgo que se integra al proyecto Corredor Ecológico de la Sierra Madre Oriental, (CESMO), en el que participan también los estados de Veracruz, Puebla, Querétaro, y San Luis Potosí.

El rico ecosistema de la Mesa de Huazalingo alberga vegetación de selva y bosque nublado, en donde habitan especies de aves como tucanes, cojolites, temazates y pájaros bandera, y que debido a lo escarpado de sus paredes se ha convertido en una "isla" de vegetación.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarntah) participa en el proyecto CESMO, iniciativa financiada por la Agencia Alemana de Cooperación, que abarca más de 30 municipios del Estado.

Hoy los ejidos de Tlamamala, San Juan y San Francisco, forman parte de este primer Corredor Ecológico. Esfuerzo que implicó 5 meses de reuniones con los ejidatarios y comuneros, trabajos de delimitación cartográfica del área y caracterización biológica, y principalmente el apoyo de las comunidades y de la presidencia municipal de Huazalingo, con la coordinación de la Oficina Regional en Huejutla de la Semarnath y la participación del Notario Arturo Duran Rocha.