Comprueban su inocencia y exigen limpiar su nombre

Noé y Anastasio se dedican al negocio de la mudanza con su vehículo, una camioneta marca Ford, con el cual obtienen recursos para llevar el sustento a su familia.
Sólo realizaron un servicio de mudanza en el fraccionamiento Tuzos.
Sólo realizaron un servicio de mudanza en el fraccionamiento Tuzos. (Eduardo González)

Pachuca

El pasado viernes nueve de noviembre la policía estatal detuvo a Noé Otero García de 33 años de edad y a hermano Anastacio Otero García como probables responsables del delito de robo a casa habitación, sin embargo el Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo ordenó su libertad al carecer de pruebas que determinaran su culpabilidad en el delito.

Noé y Anastasio se dedican al negocio de la mudanza con su vehículo, una camioneta marca Ford, con el cual obtienen recursos para llevar el sustento a su familia.

Aquella mañana de viernes, ambos relataron que fueron contratados por una persona de nombre José Luís Zavala para realizar un flete de un domicilio ubicado en la avenida principal del fraccionamiento Tuzos en el municipio de Mineral de la Reforma, hacia otra vivienda ubicada en la localidad de Acayuca, en el municipio de Zapotlán.

Luego de realizar la mudanza, a su regreso a Pachuca, fueron detenidos por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo, como principales sospechosos del robo de la vivienda en donde habían realizado la mudanza.

Los agentes de la policía estatal trasladaron a los sujetos a las instalaciones de la Coordinación de Investigación donde fueron fichados, exhibidos públicamente y puestos a disposición del Ministerio Público.

"A nosotros nos confundieron, hicimos un servicio que fue requerido; quienes nos contrataron son los responsables del ilícito", señalaron los afectados, que ahora piden sea limpiado su nombre y recriminan que la Secretaría de Seguridad Pública y su titular Alfredo Ahedo Mayorga, los hayan exhibido como culpables de un delito que no cometieron.

Horas más tarde el Representante Social determinaría su libertad, debido a que ambos hermanos comprobaron su inocencia.

La policía arrestó a José Luís Zavala y dos personas más quienes confesaron haber contratado el servicio de flete de los Otero.