COPLADEM Tizayuca realiza su primera sesión ordinaria del 2014

Se dio a conocer una lista de 202 obras y acciones que se han priorizado para ejecutar en este año. 
Se priorizaron las obras para ejecutar este año.
Se priorizaron las obras para ejecutar este año. (Cortesía)

Tizayuca

El Ayuntamiento de Tizayuca llevó a cabo la primera sesión ordinaria del Comité de Planeación para el Desarrollo Municipal (COPLADEM) 2014, en la que se dio a conocer una lista de 202 obras y acciones que se han priorizado para ejecutar en este año dentro de los rubros de: pavimentación, guarniciones y banquetas, electrificación, educación, edificación, urbanización, agua potable y alcantarillado, alimentación y salud, equipamientos y deporte, entre otros.

Dicho evento estuvo encabezado por el presidente municipal de Tizayuca, Juan Núñez Perea; Adalberto Chávez Bustos, enlace especial del Gobernador, José Francisco Olvera Ruíz, en la región de Tizayuca; Aunard Agustín de la Rocha Waite, secretario de Finanzas de Gobierno del Estado y tutor de esta zona; Ana Leticia Cuatepotzo de Núñez, presidenta del Sistema DIF Municipal; José Guadalupe Portillo Hernández, coordinador de la Unidad de Desarrollo Regional número XII; Bonifacio López Zavala, director de Gobernación; Laura Hernández González, subdirectora de la Jurisdicción Sanitaria No. XII y Saúl Bautista, representante del Diputado Federal, Francisco González Vargas.

Durante su participación el alcalde, reconoció que hoy Tizayuca enfrenta retos atípicos y complejos que muy pocos municipios tienen, y que se debe a su posición geográfica, la cual representa un privilegio al colocarlo en una zona de desarrollo económico y un reto debido a la colindancia que posee con cuatro localidades del Estado de México, por lo que es necesario que las autoridades y la ciudadanía trabajen de la mano para poder llevar a cabo más obras y acciones que les permitan desafiar los flagelos que laceran la dignidad humana.

Aseguró que un buen gobierno se califica cuando este es capaz de modificar para bien la calidad de vida de sus habitantes; de permitirles que sus derechos humanos los vivan a plenitud y generar las condiciones para una repartición equitativa de la riqueza, entendiendo este último punto, como la posibilidad que tienen todos los seres humanos de poseer una igualdad de oportunidades.