Buscan producir biocombustibles en la entidad

Vislumbró potencial en Hidalgo para introducirlo en esta industria por sus condiciones geográficas, su planta de tratamiento de agua en Atotonilco, sus áreas de cultivo, parques industriales y la ...
(Gisselle Acevedo)

Pachuca

Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) formula un plan de producción de biocombustible específicamente para el Estado de Hidalgo que en el corto plazo (2015) podría traer consigo la construcción de una biorefinería, informó su director general Gilberto López Meyer.

ASA vislumbró potencial en Hidalgo para introducirlo en esta naciente industria por sus condiciones geográficas, su planta de tratamiento de agua residual en Atotonilco, sus áreas de cultivo, los parques industriales y la refinería Miguel Hidalgo, en Tula.

La biorefinería, que se estima tendría un costo de entre 100 y 200 millones de dólares, vendría a sumarse a las tareas de un mercado que tiene a nivel nacional la capacidad de colocar al día 10 millones de litros diarios de biocombustible, cifra similar a la que hoy se consume de turbosina.

Con este parámetro, López Meyer destacó que de llegar a buen término el proyecto, el consumo del combustible natural que genere el estado estaría garantizado por su cercanía con el aeropuerto del Distrito Federal, principal consumidor en el país.

Afirmó que Hidalgo es uno de los estados prometedores a nivel nacional para la industria de los biocombustibles cuyo mercado es de una magnitud tal, que él no tendría que verse en la necesidad de competir con ningún otro, pese a que Chiapas, Sinaloa, Yucatan, Veracruz, Puebla, Nuevo León y Sonora ya muestran avances considerables en la materia.

Según los estudios de factibilidad que a la fecha ha realizado ASA en el estado, para la producción del biocombustible se tendría que sembrar la trofa, un árbol que produce una semilla que genera aceite e higuerilla.

“Esto se vislumbra viable dadas las condiciones de clima, tipo de suelo y tipo de agua disponible en la zona”, dijo el titular de la empresa a cuyo cargo está 99 por ciento de la industria de combustibles para aeronaves en el país.

Entre las dependencias gubernamentales que se verían inmiscuidas en este plan sustentable está la Secretaría de Agricultura, de Energía y del Medio Ambiente Recursos Naturales.

“Debo decir que estos organismos están muy involucradas ya en el tema y han conformado una Comisión Federal para el Desarrollo de los Bioenergéticos, es un esfuerzo que se viene haciendo hace pocos años, pero que tiene un futuro muy prometedor”, subrayó el empresario.

Las pruebas

Actualmente en el país no se registran vuelos comerciales impulsados por biocombustible, aunque de 2011 a la fecha Aeropuertos y Servicios Auxiliares ha realizado 36 que han servido para probar el concepto y demostrar que bajo esta vía la seguridad de los tripulantes es proporcional a la que otorgan otros tipos de combustibles.

Gilberto López atribuyó que el problema que ha impedido el uso como tal de los biocombustibles en México ha sido la falta de productores, por ello la necesidad de crear biorefinerías.

El titular de ASA indicó que el esquema de inversión que se seguiría para la constitución de dicho espacio, según lo dictado por las leyes mexicanas provendrá de fondos totalmente privados a diferencia de los que se utilizan para la producción de combustibles generados a través del petróleo.

Claves

Medio ambiente

- El beneficio de la generación de biocombustible parte de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero como el bióxido de carbono.

- “Cuando sembremos las plantas para generar el biocombustible, estas consumirán el dióxido de carbono y entonces con esto empiezan las acciones sustentables”, señaló López Meyer.

- Esta estrategia ecológica, dijo el titular de ASA, generará un círculo virtuoso que dicta que entre más biocombustible se produzca mejores condiciones ambientales habrá.

- ASA se acercará a los empresarios hidalguenses para darles a conocer el alto nivel de rentabilidad de la industria del biocombustible.