Bienvenida la reforma para el campo: Héctor Pedraza

El diputado local Héctor Pedraza Olguín, hizo un análisis de los 20 años del Tratado de Libre Comercio.
Héctor Pedraza Olguín, diputado local.
Héctor Pedraza Olguín, diputado local. (Cortesía)

Pachuca

El diputado local Héctor Pedraza Olguín, hizo un análisis de los 20 años del Tratado de Libre Comercio (TLC),"y lamentablemente el balance no resulta del todo favorable para el sistema agropecuario del país".

El presidente de la Comisión de Asuntos Agropecuarios y Recursos Hidráulicos del Congreso del estado, reconoció que durante este lapso hubo un estancamiento agrícola que favoreció solamente al 6 por ciento de la producción en el agro de México; el beneficio para los productores del campo fue dejado a la suerte, al ser eliminados ciertos subsidios y al aplicar el preconcepto erróneo de que era más barato comprar alimentos en el exterior que producirlos en las parcelas de los productores mexicanos".

"Le damos la bienvenida al reciente planteamiento que hiciera el presidente de la Republica Enrique Peña Nieto, con relación a una reforma profunda para el campo en este 2014, que muestra además la voluntad política del gobierno y diputados federales, en virtud de que para este ejercicio fiscal se ejercerán más de 421 mil millones de pesos para el agro mexicano", dijo.

El representante popular por el distrito de Ixmiquilpan, destacó que en el país hay cerca de 5 millones 400 mil productores, de los cuales 82 por ciento son pequeños productores que poseen hasta cinco hectáreas; 15 por ciento son medianos que tienen entre ocho y diez hectáreas, en tanto que sólo 3 por ciento tiene hasta 100 hectáreas.

El país cuenta con 24 millones de tierras cultivables, de las cuales aproximadamente 8 millones son de riego; en el ciclo primavera-verano la producción se centra en 14 millones de hectáreas, mientras que en el ciclo otoño-invierno sólo se utilizan cuatro millones de las de riego. Siete millones de hectáreas están abandonadas por falta de inversión, mientras que el resto se siembra de manera inconsistente por los riesgos climatológicos.

Pedraza Olguín, consideró que sí se puede levantar a un campo devastado, con reformas como la anunciada, siempre y cuando exista la unión entre los sectores campesinos del país. "Es tiempo de darle un giro y cambiarle el rostro a un campo pobre y olvidado, con un tejido social destruido; es tiempo de transformar al campo y hacerlo más productivo, de implementar una nueva política agroalimentaria en donde todos ganen", enfatizó.