Asegura Omar Fayad que sí continuará la refinería

"Nos han dicho en Pemex en reiteradas ocasiones cuando hemos preguntado que el proyecto va. Hasta ahora no tenemos una noticia distinta y la construcción sigue..."
El último informe que Pemex presentó a los legisladores, sí contempla la continuidad del proyecto.
El último informe que Pemex presentó a los legisladores, sí contempla la continuidad del proyecto. (Arturo González)

Pachuca

Aún cuando no se ha aprobado la reforma energética, Petróleos Mexicanos (Pemex) garantizó la continuidad en los trabajos de la refinería Bicentenario, que se erige desde 2010 en la zona limítrofe entre Tula, Atitalaquia y Tlaxcoapan Hidalgo, afirmó el senador Omar Fayad Meneses, quien dijo haber contactado con directivos de la paraestatal para cuestionar el estatus que guarda el proyecto.

"La refinería se va a hacer, a nosotros nos han dicho en Pemex en reiteradas ocasiones cuando hemos preguntado que el proyecto va. Hasta ahora no tenemos una noticia distinta y la construcción sigue en marcha".

El legislador recordó que las 700 hectáreas de tierra donde se edifica la planta procesadora de crudo fueron adquiridas en el sexenio de Miguel Osorio Chong con una deuda para Hidalgo por mil 500 millones de pesos, a pagar en 20 años. Por ello insistió en que las obras deben seguir.

En su oportunidad, el gobernador Francisco Olvera Ruiz informó que no existe notificación oficial del posible cese de la refinería y que, en caso de que los trabajos no prosigan, la administración federal deberá indemnizar a la entidad por la inversión que hizo en terrenos.

Aunque no descartó su culminación, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, advirtió que la viabilidad de la nueva planta de Pemex dependerá de la reforma constitucional a los artículos 27 y 28, que establece la incursión de capital privado a la industria de hidrocarburos.

Pemex contempla inversión

El último informe que presentó Petróleos Mexicanos en la Cámara de Diputados sobre el estado financiero y los proyectos que lleva a cabo la paraestatal en el presente año, contempla la continuidad de la refinería Bicentenario, en la cual, en el periodo mayo-agosto, invirtió poco más de 800 millones de pesos.

En sus objetivos nacionales de planeación para el periodo 2013-2018 se encuentra "concluir las ingenierías básicas de la nueva refinería, así como la adaptación del terreno para iniciar la etapa de construcción, con el propósito de aumentar la oferta de petrolíferos que permitan en el mediano plazo disminuir la importación de gasolinas y diesel".

En el mismo documento detalla que en el estudio de preinversión para incrementar la capacidad de refinación en Tula, que se realizó en los meses referidos, se ejercieron 816.7 millones de pesos. Además, dice que continuaron los trabajos de ingeniería de plantas de desintegración catalítica y recuperadora de azufre.

Asimismo, se desarrollaron estudios y trabajos en campo por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para integrar el diagnóstico socioeconómico-ambiental.

Respecto a los derechos de vía, refirió que se obtuvieron 3 mil 994 permisos de construcción, para seguir con el proyecto.

Sin embargo, el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos y sus Organismos Subsidiarios 2013-2017, aprobado por unanimidad el 15 de julio de 2013 por el Consejo de Administración de Pemex, no contempla la procesadora de crudo en Tula, aunque tampoco, pese a que hay un apartado específico en el que cita a la reforma energética, habla de su no continuidad o su condicionamiento a la incursión de capital privado en esta industria.

En refinerías, el proyecto magno del sexenio, según el documento, es la modernización del complejo de Salamanca, que arrancaría a finales de 2017 en su primera etapa y la segunda al cierre de 2018.

Las acciones a realizar serían construcción y adecuación de unidades: planta de aguas amargas, unidad regeneradora de amina, conversión H-Oil (adecuación), integración y servicios auxiliares, planta de hidrógeno, planta de azufre, modernización de tren de lubricantes, entre otras.

También contempla incorporación de tecnología para optimizar la operación en las refinerías de Cadereyta y Madero.

Para el resto de las refinerías, entre éstas la Miguel Hidalgo de Tula, se prevé inversión para su modernización. En ninguno de los casos se manejan presupuestos.

Así era el proyecto...

El complejo, como lo anunció el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa el 18 de marzo de 2008, en el 70 Aniversario de la Expropiación Petrolera, tendría una capacidad de procesamiento de 250 mil barriles diarios de crudo, más 80 mil de residuales.

Incluiría, además, la construcción de 832 kilómetros de ductos para el transporte de crudo, gasoductos, líneas de interconexión interrefinerías para el residuo de vacío y productos, y un poliducto a la zona suroriente del Valle de México.

El costo total del proyecto sería de 11 mil 600 millones de dólares y sería funcional en 2015.

Las últimas obras fueron la implementación de caminos y líneas de transmisión de electricidad, junto con la entrega de los paquetes de ingeniería básica adjudicados a ICA Fluor Daniel por 135 millones de dólares.

A cinco años de anunciada y a tres del arranque de las primeras obras, en la obra sólo se ha avanzado en la erección de una barda perimetral y en la construcción de una celda para reubicar desechos sólidos.

Compromiso

El 20 de mayo de 2012, como candidato a la presidencia, Enrique Peña Nieto firmó ante notario y comprometió la culminación de la refinería Bicentenario.

Pemex refiere que los proyectos de gasolinas en las refinerías de Tula y Salamanca "sufrirán desviaciones mayores", pero no especifique el cese de obras en Hidalgo.

Otro conflicto es que de las 700 hectáreas 50 quedaron bajo su resguardo del INAH para la conservación de vestigios arqueológicos, ya que la zona es un patrimonio donde se asentaron culturas prehispánicas.

Los municipios de Tlaxcoapan y Atitalaquia se pelean la propiedad de las tierras donde erige la planta procesadora. Su caso será llevado a la Suprema Corte de Justicia.

Confianza

Por un lado, legisladores federales y gobernadores del centro del país advirtieron que podría detenerse la construcción de la refinería Bicentenario en Tula de Allende, Hidalgo, por no contar con los recursos suficientes y ser más económico invertir en procesadoras de crudo en Estados Unidos.

Por otro, en la entidad, las autoridades estatales esperan y confían que el proyecto, que fue un compromiso de campaña del presidente Enrique Peña Nieto, reciba entre cinco y diez mil millones de pesos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2014, para agilizar las obras y continuar con la edificación de la planta de Petróleos Mexicanos.

"Las actividades que se tenían programadas para este año, como los túneles de los canales de agua, se concluyeron a cien por ciento. También se realizaron todos los concursos para las ingenierías, los cuales ya fueron asignados.

"Incluso, en los próximos días se prevé que se inicie con la remoción de las torres de alta tensión", informó el secretario de Planeación, Desarrollo Regional y Metropolitano en la amdinistración estatal hidalguense, Alberto Meléndez Apodaca, quien negó que los trabajos en el polígono de 700 hectáreas estén detenidos.Axel Chávez/Pachuca