Advierten de relación entre alcohol y violencia contra las mujeres

El CIJ señala que, uno de cada cinco hombres con pareja que ingresó a algún programa de rehabilitación por adicción tuvo al menos un episodio de agresión contra la mujer. 
El alcohol es uno de los 50 factores de riesgo en la violencia contra la pareja y la violencia sexual.
El alcohol es uno de los 50 factores de riesgo en la violencia contra la pareja y la violencia sexual. (Cuartoscuro)

Pachuca

El Centro de Integración Juvenil Pachuca advirtió de los riesgos sociales que representa la adicción al alcohol; por ejemplo la Organización Mundial de la Salud, ha identificado el consumo perjudicial de alcohol como uno de los 50 factores de riesgo en la violencia contra la pareja y la violencia sexual.

En el documento titulado "Mujeres sufren violencia por sus parejas consumidores de alcohol", el Centro toma información de investigaciones de la Universidad de Valencia, institución que en los últimos 20 años ha patrocinado estudios que dan como resultado que el consumo abusivo de esta droga legal tiene que ver con las agresiones.

El CIJ señala que, uno de cada cinco hombres con pareja que ingresó a algún programa de rehabilitación por adicción tuvo al menos un episodio de agresión contra la mujer, además de que éstos fueron más fuertes en comparación de los agresores no adictos.

"De acuerdo al estudio Peralta, Tuttle y Steele de 2010, se con¬sidera que el consumo de alcohol se vincula con otro tipo de variables, que a su vez pueden actuar como factores de riesgo o protectores ante la conducta agresiva. En este sentido, se ha relacionado el consumo de alcohol con variables individuales y contextuales", explica el CIJ.

Depresión, baja autoestima y trastornos psicológicos en general son dos de las causas de la dependencia del alcohol, sustancia que genera un círculo vicioso, ya que las personas adictas a ésta, la consumen para no sentir esos malestares; una vez que el efecto pasa regresan y de ahí la necesidad de tomar para dejarlos.

"Otra variable relacionada con el consumo de alcohol es la impulsividad; ésta se relaciona directamente con la conducta agresiva y de forma indirecta a través del consumo de alcohol. Además, existe evidencia de que la relación entre consumo de alcohol y violencia es más fuerte con las agresiones de tipo impulsivo que las agresiones premeditadas", añade el Centro.

El no tener redes sociales para desahogar toda esta presión es factor para que se recurra al alcohol como desestresante, con los problemas ya mencionados, eso sin contar que el alcohólico siente un estatus de poder.

"Los niveles de estrés se han visto relacionados con el uso abusivo de alcohol de forma que el aumento del número de eventos vitales estresantes incrementa el riesgo de ejercer violencia contra la pareja cuando existen niveles altos de consumo", dice el texto.

Se reconoce, explica el CIJ, que los problemas de pareja son el factor principal de la violencia en ella, por lo que las redes de apoyo social ya sea de familiares o amigos, es el medio preventivo contra el problema que afecta a la mitad de las mujeres en México, sin importar la existencia del factor alcohol.

"Al margen de la literatura mencionada, es importante subrayar que todavía son escasas las investigaciones destinadas a analizar la relación alcohol-violencia contra la mujer. Se hace necesario ampliar el análisis de las variables relacionadas con el consumo de alcohol en el ámbito de la violencia de género", finaliza la asociación civil.