Ácaros utilizan a los colibríes para trasladarse a las flores

María Magdalena Vázquez Castillo, académica de la  Universidad de Yucatán en una visita a la UAEH busca nuevas especies de ácaros detectadas en Hidalgo.
María Magdalena Vázquez Castillo
María Magdalena Vázquez Castillo (Cortesía)

Pachuca

Los ácaros pueden trasladarse de una flor a otra al utilizar como medio de transporte a los colibríes, un fenómeno natural poco estudiado hasta el momento en el país.

“Hay ácaros asociados a los colibríes, que solo los usan para trasladarse de una flor a otra, y esa es una relación que se llama foresis. Cuando el colibrí llega a tomar el néctar de la flor, el ácaro aprovecha para subir al colibrí y llegar a una específica de su interés”.

Explicó María Magdalena Vázquez Castillo, académica en la Licenciatura en Manejo de Recursos Naturales, perteneciente a la  División de Ciencias e Ingenierías de la Universidad de Yucatán, en visita al Laboratorio de Ecología de Poblaciones del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB),  donde buscó conocer estudios sobre nuevas especies de ácaros detectadas en Hidalgo.

Por medio de un trabajo conjunto entre la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) a través del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI) y la Universidad de Yucatán, sede Chetumal, en su Área de Ciencias Naturales, se busca descifrar ese enigma para la ciencia.

Su propósito principal es enlazar líneas de colaboración entre cuerpos académicos para establecer las primeras líneas de investigación con algunos proyectos, intercambio de estudiantes, codirigir tesis, entre otros.

“Mi línea es la biodiversidad, trabajo con fauna edáfica, que son todos los animalitos, microartrópodos que viven en cualquier lugar donde hay plantas. Mi línea es conocer qué especies constituyen este grupo y cuál es el rol que juegan en los procesos de descomposición de la materia orgánica”, expuso la investigadora.

El termino Acari o Acarina, proviene del griego akarés –diminuto-, "que no se corta", comúnmente denominado como ácaro, son una subclase de arácnidos, aunque durante mucho tiempo fueron considerados un orden. Existen casi 50 mil especies descritas, y se estima que existen entre 100 mil y 500 mil especies que todavía no han sido halladas.

Los mamíferos y las aves son hospedadores de innumerables especies y también muchos reptiles y algunos anfibios. Los insectos, en especial los que construyen nidos o viven en hábitats semipermanentes como madera en descomposición o excrementos, son hospedadores de muchas especies comensales, parásitas o mutualistas.

“Queremos conocer por qué el ácaro sabe llegar a la flor correcta, es el olor, sabor. Hay muchas relaciones entre la relación entre los organismos plantas-flores, que todavía no se conocen”, agregó Vázquez Castillo.