“Yo viví para el público casi 50 años”: Vicente Fernández

El cantante jalisciense, quien esta noche subirá al escenario por última vez para ofrecer el espectáculo 'Un azteca en el Azteca', destacó que quiere despedirse de sus fans “como me conocieron, ...

México

Todo comenzó en la década de los 60, cuando un empresario intentó silenciar a Vicente Fernández en un palenque, en León, Guanajuato, para dar paso a las peleas de gallos; pero su ego y su deuda con el público lo obligaron a permanecer y desde entonces "mientras el público no deja de aplaudir", él no deja de cantar.

El charro de 76 años, quien ha acostumbrado a sus fans a conciertos de más de tres horas, considera que ya es momento de decir adiós a las largas jornadas para que el público lo recuerde como empezó: en una sola pieza.

"De la voz no estoy cansado, lo que pasa es que llegas a un momento en que tienes mucha responsabilidad. Últimamente antes de los conciertos empezaban a temblarme las manos, me sudaban; pero en cuanto la gente se ponía de pie y me aplaudía ya no había quien me parara. Y quién me asegura que de aquí a cinco años yo pueda cantar tres horas y media o que la gente no va a decir, 'no, ya no canta'.

"Me quiero despedir como me conocieron, sin causar lástimas, sin nadie que me suba al escenario. Que no me tenga que morir para que la gente me siga queriendo como me quiere", enfatizó Vicente en entrevista con ¡hey¡. Cita en la que lucía fuerte y con energía; aunque el mismo asegura que no siempre fue así.

En 2012, cuando anunció su despedida de los escenarios se enfrentó a múltiples problemas médicos que lo mantuvieron lejos de la música y al borde de la muerte.

Cáncer de hígado, tromboembolia pulmonar que repercutió en su dicción, un ligero infarto cerebral que le restó equilibrio, una hernia y un paro respiratorio fueron su infierno durante más de dos años.

Pero después de "esas enfermedades perras", El Charro de Huentitán regresa a un escenario capitalino para dar el adiós definitivo, en el concierto denominado Un azteca en el Azteca esta noche

Aunque el cantante seguirá vigente a través de música nueva, pues seguirá grabando discos y videos en las instalaciones de su rancho.

Y tras el adiós definitivo, el charro se dedicará a recorrer todos los lugares que visitó en sus giras, pero de los que solo conoció los hoteles. Es tiempo de su esposa, sus hijos y sus nietos.

"Ahora sí tengo ganas de salir con mi familia y no tener que preocuparme si me tomo una nieve, yo viví para el público casi 50 años", dijo.

Aunque no tiene un plan para el concierto de esta noche; pues siempre canta lo que su intuición le dicta y lo que el público le pide, una de las sorpresas de la noche será verlo cantar junto a Alejandro Fernández, con quien no comparte escenario desde hace más de 10 años.

"Me lo voy a llevar pero para que cante dos o tres canciones y se meta.

"El de la despedida soy yo, quiero gozar por último a mi público, si quedo muerto ahí, bien muerto", enfatizó Vicente.

Con su despedida, sabe que nuevos talentos pondrán en alto la música mexicana y aunque Alejandro es uno de los exponentes jóvenes más fuertes en el género solo dependerá de él mantenerse.

"Yo siempre le dije: 'hijo, te voy a enseñar todos mis secretos, apréndetelos. El día que cantemos juntos dame en la madre, porque yo te voy a dar en la madre", dijo el charro.