“Nunca trabajo en mi zona de confort”: Sarah Jessica Parker

La empresaria deja atrás "Sex and the City" y presenta "Divorce", su más reciente serie.
La actriz es una agradecida con la vida, sobre todo por su familia.
La actriz es una agradecida con la vida, sobre todo por su familia. (EFE)

Madrid

La actriz estadunidense Sarah Jessica Parker regresa a la pequeña pantalla 12 años después de acabar con la ya mítica serie Sex and the City con Divorce, una vuelta de tuerca a la psicología femenina, esta vez, sobre una mujer que decide separarse. Es un desafío, dice, pero “le gusta”.

“Llevo actuando desde los ocho años y conozco bien mi profesión, pero sigo teniendo miedo, todo el tiempo siento que mi trabajo me plantea desafíos, pero eso es justamente lo que me hace feliz. Me gusta sentir que me ponen a prueba, y ponerme yo. Te aseguro que el confort o la comodidad no son cosas que yo busque a la hora de aceptar un trabajo”, asegura Parker.

La actriz, productora y empresaria visitó Madrid para apoyar el despegue de HBO, el servicio de streaming de televisión.

Pero Parker es, además, una marca, SJP, donde se agrupan muy diversos intentos empresariales que “no siempre”, puntualiza con un gesto, han salido como ella esperaba: un sello editorial, una fragancia (Stash), una línea de ropa y accesorios y otra de zapatos, y lo último, una boutique recién abierta en Washington.

“Soy empresaria desde hace tiempo y lejos de lo que cabía pensar es muy divertido, me gusta, porque utilizo ahí una parte distinta de mi cerebro, pero lo que más me gusta, añade, es estar rodeada de gente de la que pueda aprender cosas, gente más inteligente que yo”.

La actriz reconoció que Sex and the City  fue una ficción revolucionaria que mostró al mundo el punto de vista de la mujer: “No sé en España, pero en EU no había esas voces femeninas sobre política sexual, economía, etc. No había nada, y yo como empleada y usuaria, y como estadunidense, puedo decir que aquella serie fue un punto de inflexión”.

Ahora, dice, no está “tan segura” de saber qué necesitan las mujeres, pero algo que oye con frecuencia es el deseo de ser escuchadas, unas con esa necesidad “de manera más urgente” que otras: “Creo que debemos ser conscientes de las voces que no oímos”.

Entre ellas, sitúa la actriz a Frances, su nueva Carrie Bradshaw, una mujer madura que encara su divorcio, a veces con humor, otras no tanto.

“A lo mejor este personaje está haciendo un servicio público; no estoy segura. Para mí ha sido una experiencia muy gratificante y muy interesante. No sé si va a iniciar un movimiento en pro de mujeres con la valentía suficiente para dejar a sus maridos o sus relaciones de larga duración, pero ya es suficientemente bueno saber que nada de lo que contamos en ella le es ajeno al público”, señala.

Parker se reconoce feliz con una felicidad que proviene de la sensación que siente de tener una vida plena: “Me siento muy afortunada, llevo muchos años casada con mi marido (el también actor Matthew Broderick), y tengo tres hijos sanos y crecen muy bien. Todos en mi familia somos conscientes de que somos unos privilegiados”, finalizó.