Netflix produce a lo grande con "Marco Polo"

El sistema de "streaming" estrena mañana su nueva serie, que fue filmada en tres países, con talento internacional y gran presupuesto.

Malasia

Para su primer drama, House of cards, Netflix reclutó a uno de los directores más vibrantes del cine, David Fincher, y a un actor de primera línea, Kevin Spacey. En su primera comedia, Orange is the new black, tuvo como guionista a Jenji Kohan, creador de Weeds, y sorprendió al mundo con la presencia de la actriz transgénero Laverne Cox. Ahora en su primera serie épica, el sistema no podía escatimar.

Con un presupuesto estimado en 90 millones de dólares (según el New York Times), producida por The Weinstein Company, filmada en Italia, Kazajistán y los estudios Pinewood de Malasia; creada por el nominado al Oscar, John Fusco, y dirigida en sus primeros dos episodios por los también nominados al Oscar (Kon Tiki) Joachim Rønning y Espen Sandberg, se presenta Marco Polo, en los casi 50 territorios de Netflix en el mundo a partir de mañana.

“Creo que es el proyecto perfecto para empezar nuestra carrera en televisión. Lo que más amamos del proyecto es que realmente es épico, y nosotros hablamos con Netflix y les dijimos que queríamos filmarlo justo así, con una producción de gran escala, como para la pantalla grande”, dijo a ¡hey! Joachim Rønning en los estudios Pinewood en Malasia, donde el deseo de los creadores se hizo realidad.

Los directores comandaron la filmación de los primeros episodios de la serie mientras preparaban el guión de la siguiente entrega de los Piratas del Caribe para Disney. La diferencia de lenguajes no fue un problema, pues por las dimensiones del proyecto en ningún momento sintieron que estaban haciendo un piloto para televisión. “Esperamos traer la sensibilidad del cine a la serie”, añadió Sandberg.

El guía principal tanto para los directores como para todas las personas involucradas en el proyecto fue John Fusco, creador y productor ejecutivo. El guionista piensa que a pesar de su corte histórico, la fuerza de Marco Polo y el carisma de su intérprete (el italiano Lorenzo Richelmy), conectarán de inmediato con las audiencias jóvenes.

“Si te pones a leer los textos de Marco Polo te puedes dar cuenta que de ahí emerge una voz muy joven, con mucho humor y coraje, que no juzga mientras atraviesa culturas y definitivamente nuestro Marco Polo no es el de la escuela, ya que es sexy, es un tipo rudo y a final de cuentas es la historia de un joven de 17 años que sale de Venecia a descubrir el sensual mundo de oriente”, explicó el productor.

Desde los primeros momentos del show, podrá notarse el despliegue de producción de la serie de 10 episodios. Si bien lo visual es la invitación para acercarse a Marco Polo, sus responsables nunca descuidaron la calidad de la historia, sello de Netflix y sus producciones originales.

“Hay gran televisión de drama estos días allá afuera, es increíble, aún mejor que las películas, y creo que lo que estamos buscando aquí es combinar las cosas, la producción de la pantalla grande y lo que ocurre en la pantalla chica, ya se ha hecho antes con The pacific o Band of brothers, y creo que esto va en ese camino. Vamos por las estrellas con Marco Polo”, concluyó Espen Sandberg. 

Claves

La escala

- La nueva sede tuvo un equipo de construcción de unas 400 personas.

- 160 elementos integraron el equipo de diseño.

- Se usaron 130 toneladas de yeso y 1.6 toneladas de silicón para los sets