Mónica Garza: La política es el gran espectáculo de este país

La periodista, que anoche reveló misterios sobre Juan Gabriel en el programa previo al estreno de la serie "Hasta que te conocí", por Tv Azteca, prepara nuevas "Historias Engarzadas".
Produce "Sánchez Huerta".
Produce "Sánchez Huerta". (Azteca)

México

Anoche, Mónica Garza reapareció en la televisión con una de las facetas que más crédito le ha dado, contar historias. Lo hizo con la investigación que preparó como preámbulo a la transmisión de la serie Hasta que te conocí, que iniciará el 10 de julio por Azteca, en la que se aborda la vida de Juan Gabriel.

Para ello viajó a “Ciudad Juárez, donde estuvimos haciendo parte de la investigación, recorriendo los lugares donde surge Juan Gabriel”, destacó la comunicadora, quien también prepara una nueva etapa de sus clásicas Historias Engarzadas, en las que aprovechará la apertura para abordar cualquier tema.

En la entrevista, donde compartió que es una “ama de casa como cualquier otra, que disfruta ampliamente de comer todos los días en familia con su hija y esposo, y que viajar es una de sus grandes aficiones, también confesó su emoción por el éxito que ha tenido Sánchez Huerta, la obra que produce y que aborda el suicidio infantil.

¿Vuelves a contar historias, y con qué personaje?

Sí, lo mío, mío es contar historias; ahora me toca hablar de Juan Gabriel, esto en el ánimo de preparar el lanzamiento de la serie Hasta que te conocí, la súper producción de Disney que habla sobre la figura del cantante y compositor mexicano; y entonces Televisión Azteca ha preparado seis programas especiales para contar su biografía, secretos y misterios.

“Sabemos que Juan Gabriel es un personaje del que hay parte de su vida poco conocida, y nosotros nos hemos ido a las partes más directas de todas las personalidades que, en mayor o menor importancia, han tenido una presencia muy importante en su existir.

“Para el primero de estos especiales que me tocó hacer a mí, me fui a Ciudad Juárez y ahí estuvimos haciendo parte de la investigación, recorriendo todos los lugares más importantes donde surge Juan Gabriel”.

De nueva cuenta estás en la investigación del espectáculo, ¿es como la antesala de un nuevo proyecto, cuándo vuelves con otras "Historias Engarzadas"?

Muy pronto, estamos trabajando en una nueva versión y una nueva temporada de Historias Engarzadas, con vista a finales de año. Ya estamos trabajando en eso, en nuevos personajes o en otros personajes que a lo mejor ya habíamos tenido, pero hace 10 años. Y en 10 años pasa toda una vida; sí estamos planeando el regreso de Historias Engarzadas con una redirección y con un rediseño de lo que sería el espacio. Al igual, estamos con otros proyectos en el área de noticias, apenas va la mitad del año, vamos a ver qué de todos estos deseos se nos cumplen.

Supongo que quedaron personajes por hacer, además como bien lo dices, estamos en otros tiempos, en los que se pueden abordar temáticas o situaciones que antes eran tabú…

Así es, imagínate qué padre, ¿no? La información ha cambiado, bueno, la forma de abordar un personaje, su historia y de educarnos como público, quitar estigmas, hablar de las cosas que antes eran como veladas, que era un tanto prohibido hablarlas como parte de nuestra vida normal. Me refiero a todo tipo de situaciones, de preferencias sexuales, hasta enfermedades. Yo digo que entre más clara sea la información, más claro será nuestro trabajo, más protegidos emocionalmente estamos todos, ¿no?

 ¿A quién tienes ahora en la mira?

Son varios, pero si te lo digo se me ceban.

Después de "Ventaneando" haz hecho muchas cosas, participaste en un noticiario, después estuviste en un programa de debate…

Sí, estuve en Hechos AM dos años, luego en Campañeando haciendo programas especiales de noticias y de lo último fue Campañeando durante dos procesos electorales; más recientemente hice la cobertura de la visita del papa Francisco, en febrero, con Javier Alatorre; siempre he sido esa extraña mezcla.

Te refieres al espectáculo con la política, hacer esa mezcla te ha quitado el estigma de la reportera de espectáculos, que además hay quien menosprecia, ¿no?

A mí me molesta muchísimo cuando alguien discrimina a un reportero por venir de una fuente determinada; no se tiene por qué hacer menos ninguna fuente, ni la de noticias, ni la de espectáculos, ni la de deportes, ni la de ninguna; un reportero mientras hable con la verdad es un reportero que puede estar en cualquier fuente. Tú como reportero tendrás tus razones, te puede gustar más un tema que otro, pero yo siempre digo que empecé en los espectáculos, y se me llena la boca de decirlo, porque la disciplina que tengo como reportera la aprendí ahí y después pude aplicarla en otras cosas, como en este momento en la información general y la política.

Actualmente la política es el gran espectáculo de este país y yo me siento con mucho más valor que muchos para cubrirla; a mí me parece que todos los reporteros mientras hagamos nuestro trabajo con rigor, somos igualmente respetables, no importa nuestra fuente.

Dentro de esa gran versatilidad que has mostrado, ahora se suma la de productora teatral, a través de la obra "Sánchez Huerta", ¿cómo surge esa inquietud por el escenario teatral y cómo vas con ese proyecto?

Increíble, este fin de semana tenemos nuestra cuarta semana, a mí me rebasó mis expectativas en todos los aspectos. Empecé el proyecto porque para mí es un tema social, yo no me iba a poner a producir un melodrama nada más porque sí, esto tiene una razón de ser. Es un tema al que yo me había subido a través del reportaje; Ana Karina Guevara, que es socia en la producción, también es quien me acerca a este texto de Claudia Ríos y donde me doy cuenta que a través de tocar las emociones estamos poniendo sobre la mesa este tema tan complicado.

Muchos productores no lo quisieron porque me dijeron: "Estás loca, nadie va a comprar un boleto para ver cómo se mata a una niña". Pero, de entrada, nunca vas a saber que se mata a la niña, y dos, es muy impresionante la gente que ha comprado un boleto para ir a ver el tema del suicidio infantil. Nos hemos encontrado con muchas personas que se identifican, que lo han vivido en su familia y creo que es importante hablar de eso, sobre todo cuando los números en nuestro país son tan alarmantes.

En la segunda función del sábado y domingo tenemos debate, entonces, suben al escenario dos especialistas de la red mundial de suicidólogos con dos de los actores; ya se han atendido alrededor de seis casos de personas con conductas suicidas. Y para nosotros, con una vida que se salve en cuatro meses de temporada, nos damos por servidos.

Además es un servicio a la comunidad en el que nos hemos querido sumar como compañía de teatro, y hemos tenido una respuesta increíble del público y ése era el objetivo, que ya no fuera más un tabú hablar de una conducta suicida en un niño y no solo eso, sino también era ponerlo sobre la mesa y que la gente se atreva a hablar, esa es la gran magia de Sánchez Huerta.

Te oyes emocionada al hablar del resultado de esa obra, ¿qué te alegra, te falta algo para ser feliz, cómo es Mónica Garza más allá del aspecto profesional?

En este momento sería egoísta decir que me falta algo, la vida ha sido muy generosa conmigo y soy una persona de lo más normal del mundo. Me encanta mi casa, soy casera, como en mi casa, con mi hija y mi esposo.

Qué privilegio. Hoy en día la gente ya no tiene tiempo de comer en familia...

Nosotros, afortunadamente sí tenemos la oportunidad en este momento, es un regalo que disfrutamos mucho y que lo atesoramos. Tenemos diferentes actividades, pero nos respetamos siempre; en la vida real soy un ama de casa, como tú, como todas. La televisión es una fantasía siempre.

Y cada uno de nosotros tenemos nuestra historia engarzada ¿no?

Claro, siempre, todos tenemos una historia que contar.

¿Hay algún sueño por cumplir?

Hay varios, me gusta mucho viajar, quiero conocer varios lugares en breve. Pero ahorita no tengo tiempo, tengo un sueño laboral que tiene que ver con noticias, crear un espacio de noticias, y ser feliz tiene que ser el sueño de todos los días; todos los días tratamos de alcanzarnos y el chiste es no perderse en el camino.