Wagner Moura pasa el mando del "narco" a Damián Alcázar

El brasileño compartió su experiencia al interpretar a Pablo Escobar, mientras que el actor mexicano continuará puliendo a Gilberto Rodríguez Orejuela para la tercera temporada.
Damián Alcázar, Pedro Pascal, Paulina Gaitán y Wagner Moura ofrecieron una conferencia de prensa en la Ciudad de México.
Damián Alcázar, Pedro Pascal, Paulina Gaitán y Wagner Moura ofrecieron una conferencia de prensa en la Ciudad de México. (Alfonso Manzano)

México

La expectativa de la segunda temporada de Narcos está puesta en cómo narrará Netflix la captura y muerte de Pablo Escobar, líder del cártel de Medellín, pero también marca la intromisión del cártel de Cali en el negocio de la cocaína.

Damián Alcázar interpretará a Gilberto Rodríguez Orejuela, uno de los líderes de dicha organización, y aunque adelantó que en esta nueva entrega solo aparecerá en ocho escenas, se está preparando para la próxima, donde la historia recaerá en su personaje.

“Hay mucha información y varios libros sobre los dos hermanos que actualmente están en una cárcel de EU. Es una historia muy dura, pero existió y hay que desmenuzarla.

“A mí me corresponde ir a Cali y adquirir el acento, quiero hacerlo caleño al ciento por ciento. Me tengo que ir a vivir un tiempo allá y mi conciencia mexicana me recuerda que tengo que estar cambiando de casa, porque me corren cada que me voy tanto rato a trabajar, pero tengo que hacerlo, porque me interesa hacer un buen personaje”, declaró Alcázar.

El actor no tomará referencias del narcotráfico que se vive en México por considerarlo ajeno, y aunque en El infierno pudo reflejar esa realidad, espera que Netflix retome la serie de El Chapo, personaje que, como Escobar, es querido por muchos y odiado por otros.

Junto a Alcázar, Pedro Pascal, Paulina Gaitán y Wagner Moura ofrecieron una conferencia de prensa en la Ciudad de México para hablar de la segunda temporada de Narcos. En el evento se pudo constatar que a poco tiempo de terminar la filmación, Wagner dejó atrás a Pablo Escobar, luce más delgado, abandonó el bigote y la melena ondulada.

“Para mí, más que el físico, era cómo quitarme al personaje de la cabeza. Cuando supe que era el final empecé a pensar en quitarme un cuerpo que no era el mío, hice una dieta vegana que no solo quitara la grasa, sino la energía y la piel de este personaje. Ya regresé a mi vida de Wagner, era el momento de despedirme”, dijo el actor.

Pese a que superó los retos de hablar español y subir de peso para dar vida a Escobar, para Moura la escena más difícil de llevar a cabo fue la de la muerte del capo.

“Esta escena representaba no solamente el final, era una parte de mi vida que se acababa”, declaró Moura.

Tal como en la primera entrega, Javier Peña, personaje que encarna Pedro Pascal, continúa siendo un agente clave en la persecución del narcotráfico. El actor contó cómo fue el proceso de familiarización con el personaje que trabaja hombro a hombro con Steve Murphy, interpretado por Boyld Holbrook.

Antes de empezar la primera temporada Boyld y yo nos fuimos a Virginia a conocer a Steve y a Javier, fuimos a donde entrenan al FBI y agentes de la DEA. “Yo, sacándome mi disfraz de haciendo Shakespeare en Nueva York”, bromeo, “empecé con mucho miedo, pero Javier Peña me hizo sentir muy relajado y en eso pude tener la impresión de su manera de ser. Era muy importante conocerlo”, finalizó.

Más series históricas

La segunda temporada de Narcos estará disponible en Netflix a partir del 2 de septiembre.

Moura comentó que su próximo proyecto será de dirección con una película que retratará la dictatura militar en Brasil.

Alcázar confesó que tiene interés en hacer una película sobre los 43 de Ayotzinapa para darle voz a la causa.