Recuerdan a Chespirito en España

El Instituto Quevedo del Humor organizó la mesa redonda Homenaje al comediante Roberto Gómez Bolaños con motivo del aniversario de su primer año de fallecido.
Su personaje más famoso fue “El Chavo del 8”, un niño huérfano que nunca comía y tenía como escondite un barril. El éxito del programa fue tal que también se creó una serie animada.
El personaje más famoso de Roberto Gómez Bolaños fue “El Chavo del 8”. (AP)

Madrid, España

'Los personajes de 'El Chavo del 8', su gusto entre generaciones de hispanohablantes y su impacto en el habla cotidiana, fueron recordados hoy aquí de cara al primer aniversario luctuoso de su creador Roberto Gómez Bolaños Chespirito.

El Instituto Quevedo del Humor organizó la mesa redonda Homenaje a Chespirito, en el que se rememoró cómo la serie cómica del 'El Chavo del 8' y "El Chapulín Colorado" trascendieron más allá de su país de origen, del habla coloquial mexicana y la temática que abordaba.

En el evento realizado en la Fundación Diario Madrid, el periodista mexicano Víctor Núñez destacó que el de Chespirito era un humor simple, pero muy difícil de realizar, y que como característica están las palabras con "ch" que identifican a sus personajes y a toda la serie.

Recordó que Gómez Bolanos siempre quiso entretener, se preocupó por la solidaridad, pero transmitió muchos de sus personajes como parte de una realidad, que se extendía por América Latina.

El caricaturista argentino de la revista satírica Mongolia, Darío Adanti, coincidió en que se trata de una serie mexicana, de las más vistas en su país en décadas pasadas, que crea un vocabulario que los niños y jóvenes asumen y los hace jugar con las palabras.

Recordó que personajes de Chespirito inspiraron palabras aún hoy usadas y entendidas en algunas situaciones, como la "chiripiorca" o cuando algo se "chispoteó".

El escritor venezolano Doménico Chiappe consideró que algo que caracterizó a los personajes de Gómez Bolaños -quien falleció el 28 de noviembre de 2014- fue la mezcla de palabras en un proceso en que intentaba enfocar la cultura a lo popular.

Mientras que el crítico español de cine, Israel Paredes, recordó que en España la serie se comenzó a transmitir ya casi en la década de los años 90 y a pesar del desfase de tiempo el programa lo miraron generaciones enteras que empatizaban con sus historias.