ENTREVISTA | POR HAIDE AMBRIZ PADILLA

Paty de la Garza Productora y co-conductora de noticias del Telediario Matutino

Manifiesta que el crecimiento de la delincuencia en la Comarca Lagunera que afectó a todos los medios de comunicación, ha sido una de las más difíciles experiencias que ha pasado, pero que con el tiempo, ha aprendido a asimilar.

“Las noticias no descansan, el noticiero debe continuar”

Torreón, Coahuila

Claudia Patricia Delgado de la Garza es el nombre completo de la conocida productora y co-conductora de noticias del Telediario Matutino, a quien los laguneros conocen como Paty de la Garza.

Nos cuenta que el trabajo en medios de comunicación es muy demandante, se trabaja los 365 días del año y pese a noticias trágicas o pérdidas de compañeros, el noticiero debe continuar.

¿Hace cuánto tiempo que trabajas en este medio de comunicación?

Voy a cumplir once años en la empresa, por medio año estuve relativamente fuera, sin embargo, participaba en la conducción del noticiero matutino de los fines de semana.

"Nunca te imaginabas perder a un compañero de esa manera. Años más tarde asesinan a un ingeniero en el cerro donde estaban las antenas repetidoras".

Las cuentas no cuadran porque empecé a trabajar antes de graduarme, en el último semestre mi prima me avisa que una vecina que trabajaba como asistente en Recursos Humanos, le informa que buscaban a una chica del clima y como estaba estudiando periodismo en la Ibero, podría estar interesada.

¿Empezaste como chica del clima?

Sí, esos fueron mis inicios y la entrada a esta empresa. Fueron seis meses los que duré como chica del clima, en aquel entonces estaba Elda de la Fuente dando el clima en el matutino y vespertino y yo estaba en el noticiero nocturno.

Ángel Carrillo y Luis Rivera conducían el Telediario Nocturno, en las instalaciones de la Ampliación Los Ángeles.

¿Siempre te ha tocado hacer mancuerna laboral con Ángel Carrillo?

Sí, siempre, desde el inicio por cuestiones del destino. Después de que entré como chica del clima, al graduarme le expongo la inquietud de colaborar más a fondo en la producción de los noticieros a Ángel Carrillo y empiezo aprendiendo la parte de la coordinación de la información.

¿Fuiste coordinadora de la información? ¿Por cuánto tiempo?

Sí, me empecé a involucrar en la agenda informativa para que los reporteros cubrieran la información, colaboré en esas tareas durante seis meses.

Luego por carga laboral Ángel Carrillo me comenta que necesita alguien quien lo cubra en la conducción del noticiero nocturno, me hace un casting y me quedo.

Sin embargo yo estaba temerosa, porque era muy joven, no tenía la credibilidad necesaria para estar al frente de un noticiero televisivo, me faltaba experiencia, lo asumí como un reto personal, de prepararme más en todos los temas, estar a la vanguardia en noticias locales, nacionales e internacionales para estar a la altura.

¿Cuándo empiezas a cuadro como co-conductora del noticiero nocturno de Multimedios?

Luego de estar seis meses involucrada en todos los aspectos de la producción de noticieros, hago el casting y me quedo, en ese tiempo estaba Luis Rivera como titular y yo era la co-conductora.

Sin embargo de ahí a la fecha no he dejado de salir a cuadro en las distintas emisiones del Telediario, participé en el matutino, el nocturno, el vespertino y en el fin de semana y cubría las vacaciones.

¿Cuál fue la experiencia más difícil por la que has atravesado en este tiempo de pertenecer a Multimedios?

Fue el crecimiento de la delincuencia en la ciudad, que afectó a todos los medios de comunicación, las formas de hacer las noticias, lo que se vivió como grupo televisivo.

A mí me afectó mucho (se le llenan los ojos de lágrimas y se le quiebra la voz). Yo estaba al aire en el noticiero nocturno, cuando mi teléfono de la empresa comienza a vibrar, veo el celular y decía llamada de Eliseo, tenía escasas dos horas que lo había visto sentado haciendo su trabajo, redactando notas como siempre.

Como había una nota, contesté, era su esposa que me avisaba que lo acababan de levantar, que un grupo de hombres había entrado a la casa y se lo llevaron.

Lo que hago es voltear con Luis y le digo: se llevaron a Eliseo. Me levanto y salgo corriendo del estudio y aviso a los directivos.

¿Regresas al estudio a seguir dando las noticias?

No, ya no vuelvo. En ese momento todos los teléfonos sonaban, se daba aviso a todos de lo que había sucedido, se da la orden de que los reporteros que andaban en la calle regresaran al medio.

Ese día no fui a dormir a mi casa, nos quedamos hablando con fuentes y contactos para buscar a Eliseo Barrón.

Al día siguiente hicimos el noticiero de la mañana Ángel Carrillo y yo, con la misma ropa de una noche anterior. En el transcurso de la mañana nos avisan que habían encontrado muerto a Eliseo.

Fue un impacto muy grande, por el lazo de convivencia que teníamos con el compañero, en un medio de comunicación convives más horas con tus compañeros que con tu familia, son jornadas muy largas.

¿Les avisaron de la muerte cuando estaban al aire en el noticiero?

No, terminamos de dar las noticias, fue media hora después que se nos avisó de lo ocurrido. Ese día fue muy angustiante y extenuante la jornada laboral, el noticiero se hizo sin música, Ángel Carrillo comentó al aire lo que estaba pasando.

Cuando Ángel Carrillo recibe la llamada, se altera y va con el director general. Sin saber lo que pasaba, recibo una llamada de Lucero Sánchez, quien era la reportera de Gómez Palacio en ese tiempo y llorando me confirmó que encontraron el cuerpo de Eliseo Barrón en un canal de riego, fue lo único que recuerdo, me desmayé, desperté en una silla, rodeada de las secretarias.

"La esposa de Eliseo me avisó que lo acababan de levantar, que un grupo de hombres había entrado a la casa y se lo llevaron".

Nunca te imaginabas perder a un compañero de esa manera. Años más tarde asesinan a un ingeniero en el cerro donde estaban las antenas repetidoras.

¿Cómo reaccionaste a la otra muerte que vivió el grupo a raíz de la delincuencia organizada?

Eran las dos de la mañana, cuando mi teléfono de red que nunca apago, sonó. Era el jefe de ingenieros, informándome que habían matado a Rodolfo, el ingeniero encargado de la trasmisión televisiva en el Cerro de las Noas.

En ese momento entré en shock, le notifico a Ángel Carrillo los hechos y ya no me dormí, me quedé llorando toda la noche, asimilando el segundo atentado que sufríamos como grupo de medios de comunicación.

Me afectó tanto que duré como dos meses que no era capaz de entrar al baño de mi casa sola, me afectaron mucho las muertes de mis compañeros, fueron meses de mucho estrés de despedirme en la mañana, porque no sabía si atentarían de nuevo contra el grupo en el que trabajaba.

¿Te pasó por la cabeza, tirar la toalla y abandonar tu profesión?

Sí, muchas veces lo pensé en ese tiempo en el que la violencia y los atentados estaban a la orden del día.

Hablé varias veces con Ángel Carrillo, pidiendo ya no estar al aire o trabajar en la empresa. Él me aconsejó seguir trabajando y esperar que el tiempo pasara, eso funcionó, después de todo, las noticias nunca descansan, el noticiero debe continuar.

Ahora lo veo con más calma, todo lo que se vive en un medio de comunicación te da más experiencia personal y profesional.